La niña asesinada es ahijada del alcalde de Barranca de Upía, Fredy Enrique Castro Gómez Foto/ELTIEMPO.COM

El comandante de la Policía de Meta, coronel Nicolás Alejandro Zapata Restrepo, indicó que la menor de edad estaba compartiendo en una fiesta comunitaria de fin y comienzo de año y un hombre la convenció para que la acompañara a traer unas hayacas (alimento típico llanero parecido al tamal).

Tras la denuncia establecida por los familiares de la menor, la Policía de Barranca de Upía y la red de participación cívica, se dieron a la búsqueda y encontraron dentro de una bolsa el cuerpo de una menor, el
mismo estaba marrado y con signos de maltrato. Esto ocurrió en la vereda La Embajada, ubicada en el municipio de Cabuyaro, Meta.

Forenses de Medicina Legal están realizando los exámenes pertinentes para establecer si el cuerpo que fue encontrado con signos de maltrato y sin vida en la vereda La Embajada, corresponde al de la menor que fue raptada.

La inspección del cadáver fue realizada por el CTI y la Seccional de Investigación Criminal fue la encargada de asumir la investigación del caso. El cuerpo de la niña fue conducido a Medicina Legal para verificar cuáles fueron las posibles causas de su muerte, y determinar si hubo alguna agresión sexual en contra de la menor.

Tras esta triste noticia, el secretario de Gobierno del Meta, Gerardo León Mancera, expresó que “la administración departamental repudia estos hechos en los que nuevamente se encuentra involucrada una menor de edad”.

Por otra parte la menor raptada es ahijada del alcalde de Barranca de Upía, Fredy Enrique Castro Gómez, quien también lamentó y rechazó la aberrante muerte de una menor de 12 años.

Este caso se suma al del pequeño Hans Tafur, de 7 años, a quien el pasado 27 de diciembre lo encontraron en una cañada del oriente caldense luego de que desapareciera, las autoridades confirmaron que el pequeño Hans fue violentado y abusado sexualmente,   se adelantan las investigaciones para dar con el responsable