Entre más trago y alcohol se consume, mayor son las alteraciones y daños de los genes. Imagen: Garrido Fresh Mentoring

Recientemente un grupo de científicos probaron que el exceso de alcohol es dañino para la salud, sostienen que un solo trago tiene un impacto negativo en los diferentes órganos y tejidos del cuerpo humano.

Científicos de la Universidad de Rutgers, Estados Unidos, de la mano de investigadores de la facultad de Medicina de la Universidad de Yale (EE.UU.), descubrieron que el consumo de alcohol puede alterar nuestro ADN para hacer a los seres humanos querer tomar más.

El equipo de especialistas centró su análisis en dos genes que controlan el comportamiento de las personas cuando están bajo efectos del alcohol. El primero es el PER2, el cual influye en las conductas de nuestro reloj biológico y el segundo es el POMC, que regula nuestro mecanismo de respuesta ante el estrés.

Después de un siglo reaparece el mítico leopardo negro

Para llegar a esta conclusión sobre los inconvenientes que el alcohol causa en el ADN, los científicos observaron que estos dos genes se modificaban en las personas que consumen grandes cantidades de licor, debido a que, los genes se activan de manera compulsiva, ocasionando que produzcan proteínas a menor velocidad y que desarrollen un mayor impulso y gusto por beber en momentos de tensión y estrés.

Entre más alcohol se consume, mayores son las alteraciones y daños de los genes, “Hemos descubierto que las personas que beben mucho pueden estar cambiando su ADN de una manera que les hace desear más alcohol”, concluyó el profesor Dipak K. Sarkar, autor principal del estudio liderado por la Universidad de Rutgers.