La experiencia formativa para la generación de espacios de reconciliación e integración comunitaria. Foto Suministrada

 

Redaccción UNIMINUTO Radio Neiva

PatrocinadoLos Tejos

Una experiencia enriquecedora y llena de mucho sabor, vivieron durante tres días los habitantes del municipio de Garzón junto con personas en proceso de reintegración y reincorporación, quienes participaron en la iniciativa del programa “Hacemos pan, hacemos paz”.

El aula móvil, que ha recorrido muchas regiones del país enseñando técnicas básicas en panadería y repostería, encontrando en este arte una manera de aportar a la construcción de paz y la reconciliación, llegó al municipio de Garzón, en el corazón del departamento del Huila, con el programa “Hacemos pan, hacemos paz”.

Es una apuesta de responsabilidad social  que  permite a la comunidad y las personas que en algún momento pertenecieron a algún grupo armado al margen de la ley, hoy encuentren nuevas oportunidades en la legalidad y participan en un espacio práctico de formación en panadería básica.

Diferentes recetas de pan dulce, hojaldres, tortas, mantecadas, muffins y cupcakes, fueron aplicadas por el equipo técnico de Levapan y, a su vez, acogidas con entusiasmo por los participantes quienes finalmente las pusieron en práctica a través del trabajo en equipo, se dejaron a un lado las diferencias y encontraron en el aprendizaje una forma de construir nuevas oportunidades pensando en la paz.

“En el grupo se promovió la unión y aprendimos muchas recetas, estamos muy contentos.  Formamos un lazo de entendimiento que nos permitió compartir y socializar experiencias, además que esta capacitación nos deja muy animados para poder tener en emprendimiento de aquí a mañana”, comentó Sandra Valencia, una persona en proceso de reintegración.

Por su parte, Eduardo Londoño, coordinador de la ARN en el departamento del Huila, afirmó: “Es bastante significativo ver estos espacios de reconciliación que nos permiten entender no solo la importancia de las alianzas institucionales y el aporte del sector privado al futuro de nuestro país, sino también lo que representa la experiencia formativa para la generación de espacios de reconciliación e integración comunitaria”.

El aula móvil, con el apoyo del Grupo Levapan, ha recorrido diferentes Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) y comunidades que han acogido a población en proceso de reintegración en regiones como Tolima, Caquetá, Guajira, Cesar, además de ciudades como Ibagué, Santa Marta, Valledupar entre otras, y continúa su recorrido por más lugares de Colombia.