Foto: La Nación

Según la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz, (Fedelonjas) el aumento de precio en los arriendos se debe a la alta demanda y poca oferta.

María Clara Luque, presidenta de Fedelonjas comentó que en cuanto a los estratos, cuatro, cinco y seis, el comportamiento es más estable, ya que hay menos familias que demanden este tipo de viviendas.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), “la demanda está aumentando y consigo la oportunidad de obtener mayor rentabilidad para los propietarios, lo que evidencia el buen momento de la vivienda usada como inversión”.

Sin embargo, el buen momento se presenta para los propietarios de vivienda y no para quienes requieren de la misma en calidad de arrendatarios, lo que incide en las clases menos favorecidas económicamente hablando.

Y conduce a pensar, la forma en la que los programas sociales de vivienda suplen de verdad la necesidad de la población perteneciente a los estratos uno, dos y tres, dado que, en el año 2018 el gobierno anunció la apertura del Semillero de Propietarios, una iniciativa que pretende subsidiar el arriendo con opción de compra para un millón de colombianos, anunciando que las inscripciones iniciarán el próximo mes de marzo.

Jonathan Malagón, ministro de Vivienda aseguró que “Colombia es un país sobre arrendado, por cuanto el 44% de la población vive en arriendo, por lo que, con este programa esperamos estimular la compra de vivienda e impulsar la inclusión financiera en el sector informal”

También se reflexiona sobre si esta situación aumenta la inequidad social, situación que ubica a Colombia en el octavo lugar entre los 141 países para los que el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) tiene información.