Las mujeres le apuestan a la paz: Encuentro Nacional de Mujeres en Juntanza

Foto: Encuentro nacional de mujeres en juntanza realizado el 20 de nov de 2017

Por: Viviana Arévalo

“Nos queremos vivas y poderosas para construir la paz” esta, es una de las consignas que acompañan a la organización de mujeres en Juntanza y que podría resumir las concepciones ideológicas que movilizan a sus integrantes a nivel nacional. El deseo por alcanzar la paz a través de la firma de los acuerdos con actores armados como los ya pactados con las FARC y que hoy se adelantan en Quito con el ELN, hace imprescindible la presencia de las mujeres para la reivindicación de aquellas voces invisibilizadas por la guerra.

Juntanza de mujeres por la paz es un encuentro nacional que se ha venido planteando a raíz del acuerdo entre el Gobierno Nacional y las FARC, en donde se hizo difícil hacer sentir la voz de las mujeres en esta mesa de negociaciones. Juntanza nace con el fin de que las mujeres de todo el país se involucren en procesos de construcción de paz y que a partir de la gestión que se adelante en cada una de las regiones colombianas, se generen nuevos paradigmas en torno al conflicto y las afectaciones de éste en el marco nacional. Hoy sus búsquedas están concentradas en plantear la perspectiva de las mujeres y sus luchas históricas en la mesa de negociaciones con el ELN.

La diversidad se hace evidente en este encuentro donde mujeres indígenas, comunidades negras, procesos comunitarios en departamentos como Nariño, Risaralda, Antioquia, Caquetá, entre otros; se juntan en un accionar hacia la paz desde diversas perspectivas de la realidad y el conflicto que contribuyen a la construcción de país, donde también intervienen movimientos feministas desde su apuesta conceptual de reivindicación por los derechos de las mujeres y la afectación que ha tenido el conflicto en las feminidades.

La importancia que tiene este encuentro en los acuerdos que se adelantan en Quito con el ELN es indiscutible, pues se hace imposible entender la complejidad del conflicto desde una sola perspectiva, diversas formas de violencia, repercusiones sociales y culturales, además de la afectación que tiene la guerra sobre las mujeres, hace imprescindible su participación en los diálogos de paz con el fin de legitimar e incluir estas perspectivas en la construcción de un nuevo país, de un país en paz.

Es por lo anterior que excluir a los defensores de derechos humanos de la JEP es profundamente cuestionable en un momento histórico, donde la construcción de país no se hace desde la ciudad, sino que abarca distintas perspectivas las cuales fueron olvidadas e invisibilizadas años atrás y que como consecuencia de ello el conflicto armado hizo mella durante tantos años en la sociedad colombiana.

Desde este encuentro nacional se espera que la participación de las mujeres en los diálogos con el ELN sea fructífera y se pueda llevar a cabo evitando aquellos errores cometidos en el acuerdo anterior, en donde la sociedad civil y en especial las víctimas puedan intervenir y hacerse partícipes en la construcción de una Colombia en tiempos de post-acuerdo.

Deja tu comentario