FOTO: El Diario de Hoy

Cuando el 10 de noviembre la Conmebol decidió que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores se jugara el 24 de ese mismo mes en el estadio Monumental, pocos se imaginaron lo que se viviría en las semanas posteriores: agresiones, declaraciones polémicas, reclamaciones ante y poco fútbol. Han pasado 2 semanas desde que la final fue cancelada y hoy, por fin, se definirá el campeón de América y representante del continente en el Mundial de Clubes.

Los dos equipos llegaron los primeros días de esta semana a Madrid para preparar el partido. Por un lado, River realizó su concentración en el complejo deportivo Ciudad del Fútbol de Las Rozas de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Boca por el contrario se definió por Las Rozas, complejo deportivo al norte de Madrid.

Ni Millonarios, ni Xeneixes han confirmado las nóminas con las que afrontarán la final, sin embargo, los futbolistas colombianos Wilmar Barrios y Sebastián Villa serían titulares en Boca, mientras que Juan Fernando Quintero tendría que iniciar el partido desde el banquillo de River.

Otra de las novedades en el equipo Millonario es la inclusión del volante Ignacio Martinez, quien tendrá la labor de remplazar al colombiano Rafael Santos, sancionado por acumulación de tarjetas amarillas.

El dispositivo de seguridad que ha dispuesto el ayuntamiento (alcaldía de Madrid) cuenta con cerca de 4 mil policías para evitar altercados entre las cerca de 80 mil personas que presenciarán el partido en las gradas del Bernabéu. La final de la Copa Libertadores se podrá ver por el canal internacional Fox Sports a las 2:30 p.m. hora de Colombia.