Nicolás Maduro se posesionó por segunda vez como presidente de Venezuela. Foto: RCN Radio

Acompañado de los presidentes de Bolivia, Cuba, El Salvador, Nicaragua, Osetia del Sur y Abjasia (los dos últimos países no reconocidos por Naciones Unidas), Maduro tomó posesión nuevamente de la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela.

“Juro a nombre del pueblo de Venezuela (…) que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma y que cumpliré y haré cumplir todos los postulados y mandatos de la Constitución”, dijo el mandatario venezolano ante el presidente del TSJ, Maikel Moreno, en medio de los aplausos de sus simpatizantes.

Maduro indicó que, el juramento es un compromiso con el que procura: “defender la independencia e integridad absoluta de la patria, procurar llevar a la prosperidad social y económica a nuestro pueblo y construir el socialismo del siglo XXI”.

La legitimidad del segundo mandato de Nicolás Maduro, ha sido cuestionada por la oposición venezolana y muchos gobiernos extranjeros que no reconocen los resultados de la elecciones realizadas en mayo de 2018, en las que el mandatario fue reelegido con cerca del 70% de los votos.

Los principales dirigentes del antichavismo no pudieron participar en este evento, debido a que habían sido inhabilitados políticamente y la mayoría de los países latinoamericanos no enviaron a ningún representante a la toma de posesión, al igual que lo hizo Estados Unidos y la Unión Europea.