FOTO: Procuraduría General de la Nación, República de Colombia

A través de rueda de prensa realizada al medio día, el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, indicó que se llevará a cabo una investigación contra varios funcionarios de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), y la junta directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM), por el daño ambiental que se causó al río Cauca.

“Hoy hemos abierto una investigación disciplinaria a los miembros de la junta directiva de la empresa, y a funcionarios del ANLA, pues la magnitud del daño generado, en términos sociales, económicos y ambientales, ameritaría para el Gobierno colombiano una emergencia ambiental”, aseguró Carrillo.  

Las investigaciones que se hagan del caso, determinarán si las fallas causadas en Hidroituango son producto de una improvisación, pese a que EPM advirtió de los posibles daños ambientales que se podían generar.

“Prácticamente se secó el río Cauca y eso ha generado un daño que muchos expertos sostienen, es irreparable”, afirmó el procurador.  

Es importante mencionar que para Carrillo Flórez, la empresa ha tomado decisiones y acciones de las cuales, no se han conocido los elementos de juicio que las defiendan.

No obstante, Jorge Londoño, gerente de EPM, indicó a través de una entrevista con Caracol televisión en la noche del domingo, que la  decisión de cerrar las compuertas se tomó con el fin de preservar la vida de las personas.

 “Aquí hay que tener mucho cuidado, porque los elementos técnicos son los que respaldan el inicio de la investigación”, aseguró el Procurador General de la Nación.

Afirmación que se acerca a las múltiples denuncias presentadas, tanto por biólogos especialistas de las universidades Nacional y Jorge Tadeo Lozano, como por organizaciones no gubernamentales que defienden el afluente que nace en el Macizo Colombiano y desemboca en el Río Grande de la Magdalena.