El mamífero que proviene de la zona rural del municipio de Paime, Cundinamarca, presentaba altos niveles de estrés.

Nadie desconoce la riqueza natural de Colombia, el nuestro es uno de los países más biodiversos en el mundo. De ahí existe un particular interés por el tráfico de especies, tanto de fauna como de flora.

Esta tarde, la capital del país fue el epicentro de una buena noticia para una de las 456 especies de mamíferos registrados en el país. Se trató del rescate un oso perezoso en una de las terminales de transporte de la ciudad.

La Secretaría Distrital de Ambiente y el Instituto de Protección y Bienestar Animal se encargaron de la valoración física y comportamental del animal que, al parecer provenía de la zona rural del municipio de Paime, Cundinamarca, y presentaba altos niveles de estrés, además de variaciones cardiacas y deshidratación debido a la extracción de su zona de vida.

“Murió” Oppy, el robot que descubrió agua en Marte

En el momento, el oso entrará en un proceso de recuperación y rehabilitación para ser liberado de nuevo en su hábitat natural. De igual forma, la Secretaría Distrital de Ambiente reiteró el llamado a la comunidad para que cuide y proteja la fauna e informe cualquier situación de comercio o tendencia ilegal de fauna silvestre a los teléfonos 377 88 00 – 377 88 54 o al correo fauna@ambientebogota.gov.co.

Sobre el perezoso

Este tipo de animales habita áreas boscosas de tierras bajas y valles interandinos, con alturas de hasta 1.500 metros, por lo que las condiciones de Bogotá son adversas para su supervivencia. Los perezosos son endémicos de la región Neotropical, desde la península de Yucatán en Centro América, hasta Brasil.

Los osos perezosos, son animales cautelosos, silenciosos, discretos, respetuosos y pacíficos. Son vitales para la salud de los ecosistemas. Estos herbívoros arbóreos son capaces de alcanzar ramas inaccesibles a otras especies.