Tomada de: @RiosLibresAnt

Por Wilmar Sotelo

Empresas Públicas de Medellín (EPM) decidió cerrar una de sus compuertas por problemas de estabilidad en el proyecto, decisión que ha ocasionado disminución paulatina del río Cauca, hasta el punto de quedar reducido a la nada.


El proyecto de Hidroituango contó con la aprobación de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) en su inicio, pero en este momento EPM está violando una norma porque el mínimo caudal para el rio Cauca es de 400 metros cúbicos por segundo y en la actualidad, aguas abajo, está por debajo de los 55 metros cúbicos, generando mortandad en las especies acuíferas del rio.


Frente a esta problemática el gerente de EPM, Jorge Londoño, indicó “la empresa debió escoger entre los riesgos que se podían generar a comunidades aledañas o los daños ambientales”, declaraciones que han sido criticadas por centenares de personas con los hashtags #YoSoyRioCauca y #AColombiaLaEstánMatando y en donde tratan de cínica a EPM por la absurda respuesta que brindo el gerente frente a la problemática.


Uno de los críticos es el Movimiento Ríos Vivos en donde, por medio de un comunicado la integrante Isabel Cristina Zuleta, dijo: “es un proyecto que desde el principio se veía el resultado de afectación a las comunidades, esto se da gracias a varios dirigentes públicos que aprobaron éste proyecto en el departamento de Antioquia, además las comunidades han sido afectadas por la violencia y ahora por esto”.


La improvisación por parte de EPM frente a la acción de cerrar las compuertas resalta, dado a que no existía un plan b para mantener la vida de las especies que habitan en el río. EPM hasta el momento ha logrado trasladar más de 32.000 peces para conservarlos, pero el Movimiento Ríos Vivos mostró que es mayor el número de peces muertos a los rescatados.