El “Metrocable” fue el primer teleférico operado por una ciudad en suramérica y un modelo seguido en otros países como Bolivia. Imagen: quitoinforma.gob.ec

Una de las ciudades latinoamericanas que optó por un sistema de teleféricos, es Medellín en Colombia. En la actualidad este medio urbano moviliza a más de 30.000 pasajeros por día a lo largo de casi 10 kilómetros. El “Metrocable” fue el primer teleférico operado por una ciudad en suramérica y un modelo seguido en otros países como Bolivia. En el barrio Ciudad Bolívar de Bogotá próximamente se inaugurará el sistema de teleférico “TransMiCable.”

En la mega ciudad de Río de Janeiro, Brasil, “Bondinho” es el teleférico principalmente utilizado por turistas, que conduce desde la ciudad hasta el famoso cerro de Pan de Azúcar, un lugar ecológicamente cuidado y protegido.

El teleférico más grande del mundo se encuentra en La Paz, Bolivia. Este sistema de transporte se extiende por más de 30 kilómetros, movilizando a más de 159.000 pasajeros por día. Este medio conecta a la ciudad de  La Paz con el municipio de El Alto, la ciudad más alta del mundo, pues está a 4.050 metros.

Venezuela, también cuenta con un sistema de transporte teleférico en Mérida con una longitud de 12,5 kilómetros, el cual va desde la ciudad de Mérida hasta el Parque Nacional de Sierra Nevada, en los Andes Venezolanos.

Le puede interesar: ¿Por qué se celebra la noche del 7 de diciembre? 

El teleférico de Santiago de Chile está ubicado en el parque de la ciudad de Cerro San Cristóbal, cuenta con 47 cabinas y en 20 minutos recorre 4,8 km.

El llamado “TelefériQo” ubicado en la ciudad de Quito Ecuador, conecta la ciudad a 3.500 metros con la montaña Cruz Loma, que está a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar.

En Alemania existe una gran resistencia contra los planes de un teleféricos urbanos, como por ejemplo en Hamburgo, un referéndum impidió un proyecto sobre el Elba, para implementar un teleférico y  también en la antigua capital, Bonn para construir un teleférico que cruce el río Rin para llegar a las colinas de Venusberg. El no implementarlos mantiene prolongados atascos de automotores para llegar hasta allí, con evidentes  niveles de contaminación cada vez más altos y preocupantes, señalan medios de comunicación.