La isla Tuvalu es el segundo país más pequeño del mundo seguido del vaticano, la isla polinesia que se encuentra ubicada entre Hawái y Australia, corre peligro de no conservarse a raíz del fuerte cambio climático que ha impactado el país desde el 2008.

Una de las principales razones es que cuentan con solo cuatro metros sobre el nivel del mar, una cifra que deja en desventaja a sus 15.000 habitantes que con el paso del tiempo y el incremento del riesgo de vida dentro de la isla han abandonado el país resguardándose en Fiji y Nueva Zelanda.



Su gobierno acudió recientemente a las Naciones Unidas en búsqueda de apoyo, pues en los últimos años la isla ha sido azotada por ciclones, salinización de sus aguas dulces y la erosión de los suelos gracias a efectos del cambio climático que los pone en peligro inminente.

El Primer Ministro de Tuvalu afirmó que las condiciones actuales de la Isla impiden disfrutar al 100% libertades de derechos humanos, por el momento.

Nueva Zelanda, Japón y la república de China  han acudido con apoyos ante la necesidad del esta Nación.

 49 países afirmaron que, aunque la prioridad es la preservación y mejoramiento de los derechos humanos, estarán estudiando las posibilidades de pedir ayudas internacionales para la construcción de diques y elevar la isla, garantizando el agua duce y potable.

Por: Alejandra Cubillos Bermúdez