Son frecuentes los titulares, declaraciones y publicaciones que hablan de la marihuana como un narcótico de bajo perfil, que no es peligroso y que se puede consumir sin mayores precauciones.

Los consumidores argumentan que es menos peligros que un cigarrillo por aquello que es más ‘natural’ y en algunos casos se tienen cultivos propios y por tanto no tiene agroquímicos ni procesos industriales que la contaminen.



Para los jóvenes, es una novedad, un juego, un reto para ser aceptado en el grupo, y se llega a niveles de sofisticación como hacer tortas y sorprender a invitados a reuniones abiertas de personas que bajo otras condiciones ni siquiera pensarían en fumar o vapear la yerba.

Pero, ¿es tan inocente la dichosa planta? En la compañía del Dr. Yhon Carlos Hernández, especialista en toxicología, conversamos en “El Último Café” sobre la verdad de esta yerba, los daños que genera en los consumidores y el enorme peligro que implica que niños la utilicen, porque daña su desarrollo emocional.

Denominada como “la gran reveladora”, el canabis abre una puerta en el cerebro y en las conductas de los consumidores, que en muchos casos es imposible volver a cerrar.

En la compañía de Paula Grisales y con la conducción de Carlos Cantor, el Dr. Hernández nos habla sobre el peligro real del consumo, a cualquier edad, de la yerba.