La película animada de Sebastián Caicedo, basada en el comic homónimo de Paola Gaviria, más conocida como Power Paola, transporta a la audiencia a un Cali nostálgico de 20 años atrás cuando las calles de la sucursal del cielo dejaban historias y huella en sus habitantes.

La relevancia de su formato animado llama la atención en las piezas que se producen en el cine colombiano, en blancos y negros la historia atraviesa diferentes etapas en donde la narración siempre gira alrededor de Paola y su transformación por los alrededores de Cali.



Cinco mil dibujos que realizó Paola y que componen la novela autobiográfica de su adolescencia fue lo que el director conservó en su cinta cinematográfica, para la artista era importante la realización de una cinta que fuera al 100% animada para no perder la esencia de lo que quería transmitir.

La cinta ya se estrenó el pasado 17 de mayo en las salas de cine del país y está disponible para mayores de 12 años, un drama que tiene tintes nostálgicos para adultos y jóvenes que se identifican con la experiencia en búsqueda de la identidad tras el paso de la adolescencia.

Por: Alejandra Cubillos Bermúdez