Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Las ventajas de ser inteligentes emocionalmente

La habilidad para comprender las emociones propias, saberlas regular, y empatizar con las de los demás, son algunas de las características de la Inteligencia Emocional.--

La habilidad para comprender las emociones propias, saberlas regular, y empatizar con las de los demás, son algunas de las características de la Inteligencia Emocional. Este concepto ha tomado una gran relevancia en el ámbito laboral, educativo, deportivo e incluso clínico, puesto que sus beneficios a la hora de convivir con los demás, son indispensables para generar ambientes saludables.

La inteligencia emocional mejora el bienestar, el rendimiento en el trabajo o el deporte, las relaciones interpersonales y la comunicación, aumenta la motivación, reduce el estrés y la ansiedad. Aunque esté en boga en la actualidad, apareció por primera vez en la literatura en 1990 en un escrito de dos psicólogos estadounidenses llamados Peter Salovey y John Mayer. Más adelante en 1995 fue cuando tomó más fuerza con el libro de Daniel Goleman, titulado “La inteligencia emocional”.

La Voz de la U
- Patrocinado -

El ser humano es ambiguo, complejo y paradójico, por tanto, no basta solo con ser muy buenos en una disciplina, sino se potencia la inteligencia que ayuda a relacionarse con los demás, reconociendo esas diferencias y sabiendo sortear los inconvenientes que puedan presentarse a raíz de la personalidad de los individuos alrededor. La buena noticia es que se puede aprender a ser emocionalmente inteligente, incluso desde los colegios ya se está buscando enseñar habilidades para comprender las emociones propias y de los otros.

Tatiana Garcia Gómez, psicóloga del área de Desarrollo Humano de Bienestar Institucional, fue nuestra invitada experta en La Voz de la U, y habló sobre las alternativas para encontrar la estabilidad emocional, “mirar las redes de apoyo que a veces no tengo en consideración, saber cuáles son esas situaciones de mi vida que de pronto he permitido con los demás, que no he sanado, que han sido círculos repetitivos (…). Empezar a hacer un acto de redención y buscar qué he permitido yo que no me hace sentir tan cómodo y lo más importante es darte cuenta que no es tu culpa…”

La Voz de la U

Igualmente, la invitada abordó temas acerca de cómo se puede enseñar a los niños a manejar sus emociones, explicó por qué durante esta época de confinamiento es normal que a ciertas personas les parezca más complejo controlar sus emociones, y dio algunas pautas que confirman que la inteligencia emocional se puede aprender. Con esto, queda claro que lo más importante es asimilar las emociones y reconocer que cada uno es dueño de ellas, y no al contrario como parece ser en muchas situaciones.

Seguir escuchando

Share via