Image tomada de: https://elpilon.com.co/la-noche-en-que-rafael-orozco-canto-el-himno-nacional-en-el-festival-vallenato/

El 11 de junio de 1992 el país se sobrecogió con la triste noticia del asesinato de la voz líder del Binomio de Oro, Rafael Orozco Maestre. Con tan solo 38 años de edad hacía parte del conjunto vallenato más entrañable y querido por los colombianos en aquel momento.   

Orozco Maestre había nacido el 24 de marzo de 1954 en Becerril en el departamento del Cesar en un hogar compuesto por sus padres y trece hermanos.

Inicialmente y a muy temprana edad quiso ser acordeonero como su padre y también se dedicó a cantar rancheras y baladas.

En 1975 grabó su primer disco al lado de Emilio Oviedo.

Ya en el año 1976 se conoció con el acordeonero Israel Romero con quien meses más tarde cristalizó el nacimiento de la agrupación vallenata El Binomio de Oro.

Y fue precisamente al lado de Israel Romero que cosechó los más grandes éxitos de su vida musical. Fueron 19 álbumes grabados a lo largo de 16 años.

En su primer trabajo discográfico grabado en 1976 sobresalen éxitos como La Creciente, Momentos de Amor y La gustadera.

Así mismo, Rafael Orozco como voz líder del Binomio de Oro fue galardonado con tres Congos de Oro en el Festival de Orquestas del Carnaval de Barranquilla, 16 discos de oro y dos de platino por ventas millonarias, así como distinciones y galardones en Venezuela.

Imagen de disco conmemorativo a obra musical de Rafael Orozco – Codiscos. Foto: Colprensa

Aunque su vida estuvo marcada por el vallenato, lo suyo fue el canto y la interpretación. Solo se conocen dos canciones de su autoría, La historia de un corazón y Solo por ti.

27 años después de su asesinato el expediente judicial señala que el crimen obedeció a móviles pasionales, según sentencia de agosto 19 de 1998 del juzgado cuarto penal de Barranquilla, y por el cuál se condenaron al autor material y a los autores intelectuales. Varios de los implicados en el asesinato, murieron de forma violenta    

Sin lugar a dudas, Rafael Orozco Maestre dejó un legado inmenso de canciones que hoy hacen parte del patrimonio musical de los colombianos,

El higuerón, La creciente, Relicario de besos, De rodillas, Solo por ti, Habíamos terminado, La colegiala, Sombra perdida, Dime pajarito, Campana, Momentos de amor, y más de 200 canciones hacen parte del repertorio que en los cuatro aires del vallenato y con un profundo romanticismo nos dejó como herencia Rafael Orozco Maestre.

Escuchemos: