Luego que fuera identificada una vivienda en el municipio de Soacha donde, según la Policía, fue desmembrado el cuerpo de una persona aún sin identificar, el cual fue hallado hace una semana en la localidad de Engativá, así como el encontrado en Los Mártires en mayo pasado, las autoridades en Bogotá expresaron su preocupación por esta dinámica delincuencial, reafirmando que en la capital no existen casas de pique.

Así lo explicó el general Hoover Penilla, comandante de la Policía de Bogotá, quien aseguró que los cuerpos hallados en estos dos puntos de la ciudad fueron trasladados desde la población vecina hasta la capital, con el fin de desviar la investigación.

Por su parte, el alcalde Enrique Peñalosa manifestó que no hay una relación sistemática comprobada entre los cuerpos encontrados este año en varios puntos de la ciudad razón por la cual, por el momento, no se podría establecer que se trata de una guerra entre bandas delincuenciales como se había pensado en un principio.

Sin embargo, las investigaciones han arrojado que el cuerpo hallado en Los Mártires corresponde al del hermano de una de las dos víctimas que fueron encontradas el año pasado en el sector del Salto de Tequendama, en el municipio de Soacha. Además, que los tres se encontraban juntos la misma noche de su desaparición.

Respecto a la vivienda en Soacha, el general Penilla aseguró que, basándose en el peritaje técnico de los investigadores, se tiene certeza de que fue allí donde se efectuaron dos de los casos de desmembramiento. “El cuerpo de un hombre fue posteriormente traído a la localidad de Engativá. La persona que fue contratada para este supuesto trasteo da la versión de dónde recogió esas maletas y dónde fueron depositadas” indicó.

Finalmente concluyo que, aunque no se tiene información sobre los móviles utilizados para efectuar los homicidios, en el inmueble se encontraron un hacha y varios puñales.