Presidentes como Donald Trump han reiterado en distinta ocasiones el apoyo y reconocimiento a Guaidó como Presidente de Venezuela. Foto tomada de: Cubanet.

Desde su auto juramentación como presidente encargado de la Republica, invocando los Artículos 233, 333 y 350 de la misma Constitución que Hugo Chávez dejó hecha en 1999 (lo que hace más paradójico este hecho de que un demócrata usara la Carta Magna que el modelo del Régimen hiciera para llevar al país a la salida de este mismo), este ingeniero que empezó su carrera política en el 2011 como Diputado Suplente en la Asamblea Nacional ha logrado organizar no solo a los venezolanos dentro y fuera del país (incluyendo el millón y medio de venezolanos residentes en Colombia) para manifestarse pacíficamente contra la situación actual del país y sus causantes; sino también, con el apoyo de la mayoría opositora en el Legislativo unicameral, con quienes ha desarrollado un completo plan para facilitar el cambio gubernamental y la recuperación del país en diferentes aspectos, amparado en tres pilares fundamentales: El cese de la usurpación, desconociendo plenamente a Nicolás Maduro como Presidente, las elecciones amañadas que este habría planeado para autoelegirse y la toma de juramento ante el Tribunal Supremo de Justicia (de mayoría chavista y desconocido como institución judicial dentro y fuera de Venezuela) en vez de hacerlo ante la Asamblea Nacional y la creación de una Asamblea Constituyente oficialista que busca hacer una nueva Constitución Política que favorezca al Usurpador, como denominan a Maduro.

En la siguiente hora continúe con el especial: Juan Guaidó tiene todo para cambiar el rumbo de su país. El punto es: ¿podrá lograrlo?