Foto de Kandire

Hoy Venezuela inicia el día con algún restablecimiento del servicio de energía, aún así estados como Mérida, Táchira, Trujillo, Zulia y Apure, en el oeste del país, siguen sin energía. A esto se suma un plan del autócrata que le solicita a las familias del país que tengan listas una radio a pilas “para estar informados de lo que pasa”, un juego de velas y una reserva de agua, y por supuesto el carnet de la patria para poder acceder al llamado plan “El tanque azul”, que repartirá 50.000 barriles de agua a lo largo del país, únicamente a ciudadanos debidamente identificados.

Como parte de la crisis energética, los servicios de agua potable se vieron seriamente afectados, hasta el punto que en las ciudades la población buscó agua en fuentes naturales e incluso de los mismos desagües urbanos para conseguir un mínimo indispensable, con las serias consecuencias que implica el uso de aguas servidas y contaminadas.

“Voy a pedir la mayor conciencia de ahorro energético. Tenga prendido lo que es necesario en la hora pico. El mínimo de luces. Vamos a ahorrar para que el cuerpo energético vaya agarrando fuerza”, solicitó Maduro.

Por su parte la oposición, liderada por el jefe parlamentario, Juan Guaidó, sostiene que el colapso es el resultado de la “negligencia” y una “corrupción” que alcanzó 1.500 millones de dólares hasta 2016. Aún así Maduro, creó una comisión especial para investigar el “ciberataque” que habría causado el apagón masivo que desde el pasado jueves afecta a su país.

“Voy a pedir el apoyo de la ONU, China, Rusia, Irán, Cuba, países de gran experiencia en la defensa de los ciberataques”, dijo en una alocución transmitida en cadena obligatoria de radio y televisión. “Tenemos la victoria en nuestras manos, en la reposición del sistema eléctrico, ahora nos toca consolidar la victoria de la guerra eléctrica”, añadió Maduro.