Tomada de: www.cancilleria.gov.co

Por Wilmar Sotelo

Se levantó la ley que prohibía la comercialización de caimanes en manglares de la bahía de Cispatá, Tinajones, La Balsa y municipios cercanos en el departamento de Córdoba, después de que la Dirección de Bosques, Biodiversidad y Servicios Eco sistemáticos del Ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) diera la orden.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo

El resultado de esta nueva ley corresponde a un estudio realizado por el MADS en donde arroja el equilibrio que ha logrado la especie y que garantiza la permanecía de este animal por un largo tiempo. Las investigaciones duraron varios años (2002 – 2017) y lograron registrar más de 1.800 especies de caimán aguja, lo que representa un promedio mayor a 80 individuos por año.

El año con mayor crecimiento de la especie caimán aguja (crocodylus actus) fue en el 2017 logrando crecer un 250% en este territorio, es decir, más de 11.000 especímenes, luego del mando liderado por el Distrito de Manejo Integrado (DMI)

Aunque la ley permite la comercialización de piel, sí prohíbe que se manipulen y se trafiquen los huevos de la especie, además, su caza y recaudación se les permite únicamente a las comunidades pertenecientes a la zona que dependen del uso de este animal para su supervivencia, excluyendo a todo aquel individuo externo a las comunidades.

Éste plan de manejo estará acompañado por pescadores, caimaneros, mangleros y entidades gubernamentales que también contribuyeron a la recuperación de la especie, haciendo monitoreo y control de en sus territorios.

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo