Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Afganistán: una historia de poderes extremos que arruinan la vida de sus habitantes

Es muy fácil marcar a la historia en la lucha entre buenos y malos, lo cierto es que la realidad no es así. Lo que se mueven son intereses geopolíticos, geoeconómicos, geoculturales y por supuesto georreligiosos.

Cada situación en particular responde a una idea de mundo, algunas más avanzadas que otras, miradas desde la óptica occidental, de una democracia participativa, del libre mercado y de un pensamiento no necesariamente religioso, más bien pragmático y en la mayoría de los casos bastante individualista.

Todo aquello que se aparte de esa norma es descalificado, con el agravante que las diferencias más taxativas se acentúan, castigando duramente y acallando cualquier voz en contra. Eso está sucediendo en Afganistán con la llegada de los talibantes nuevamente al poder. ¿Bueno o malo? Lo cierto es que será un gobierno radical, represivo, que defenderá su poder por encima de cualquier situación, porque ha costado dos décadas de lucha contra otra idea de mundo.

- Patrocinado -

Corría la década de los noventa del siglo pasado, los guerrilleros pastumes luchaban contra la invasión soviética, y bajo la dirección de Mohammad Omar, comandante de la resistencia antisoviética, lanzó el movimiento de Los Talibanes en 1994 para asegurar la ciudad de Kandahar, en el sureste del país, plagada de crimen y violencia.

En el otoño de 1996, los talibanes tomaron Kabul y declararon el país emirato islámico. El gobierno talibán fue brutal y represivo. Las mujeres prácticamente no tenían derechos, se les prohibía la educación y se les obligaba a llevar ropa que les cubriera todo el cuerpo. La música y otros medios de comunicación estaban prohibidos.

La ideología de los talibanes era similar a la de su homóloga Al Qaeda, aunque sus intereses se limitaban a gobernar Afganistán. A cambio de ayuda en la lucha contra los grupos alineados con el gobierno del país, los líderes talibanes dieron cobijo a Osama bin Laden y a otros miembros de Al Qaeda implicados en los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Una coalición liderada por Estados Unidos derrocó al régimen ese mismo año.

A finales de julio de 2015, el gobierno afgano confirmó que Omar había muerto en abril de 2013 en Karachi, Pakistán.

Tras ser expulsados, los talibanes se dispersaron. Algunos líderes encontraron refugio en Pakistán, donde empezaron a fortalecerse con la ayuda de los cuerpos de seguridad pakistaníes. En Afganistán, la presencia de las fuerzas estadounidenses contribuyó a proporcionar a los talibanes un grito de guerra anticolonialista para reclutar adeptos. También lo hizo la corrupción en el gobierno afgano, eso ya es historia.

En la búsqueda de una salida de escape de la población, E.E.U.U. busca establecer un grupo militar de cerca de siete mil efectivos para ayudar a la evacuación de su cuerpo diplomático, de afganos asociados a occidente de muchas formas, mientras tanto China y Rusia esperan la evolución de los acontecimientos para tomar determinaciones.

Afganistán comparte frontera con China, lo que es muy importante al proyecto internacional de la “nueva ruta de la seda”, 76 kilómetros de frontera los une. El gobierno asiático espera que se “respeta el derecho del pueblo afgano a decidir su propio destino y futuro y desea seguir manteniendo relaciones amistosas y de cooperación con Afganistán”, dijo a la prensa una portavoz de la diplomacia china, Hua Chunying. “Los talibanes indicaron varias veces su esperanza de desarrollar buenas relaciones con China” explicó la portavoz, quien precisó que la embajada china en Kabul “sigue funcionando normalmente”.

El poder chino calificó en las últimas semanas de “irresponsable” la retirada de Estados Unidos de Afganistán, al temer un guerra civil en este país vecino. Ante el riesgo de caos afgano, el poder chino inició desde septiembre de 2019 conversaciones con los talibanes.

Por su parte el embajador ruso en Kabul se reunirá con los talibanes en la capital afgana, informó el responsable de Afganistán en el Kremlin, Zamir Kabulov, quien dijo que su país decidirá si reconoce o no a las autoridades de los insurgentes en función de sus “acciones”, pero que “nadie pretende darse prisa en este asunto”.

“Nuestro embajador (Dmitri Jirnov) está en contacto con los líderes talibanes y se reunirá con el coordinador talibán para la seguridad” para mencionar sobre todo cuestiones vinculadas a la seguridad de la embajada de Rusia en Kabul, dijo Kabulov a la radio Ekho Moskvy. Al mismo tiempo, Kabulov descartó que los talibanes puedan convertirse en una especie de Estado Islámico (EI).

Estados Unidos y más de 60 países aliados exigieron a los talibanes que faciliten la salida segura de los extranjeros y afganos que deseen abandonar el país. El texto lleva la firma de EEUU, Australia, Austria, Bahamas, Bélgica, Burkina Faso, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Costa de Marfil, República Checa, Dinamarca, República Dominicana, El Salvador, Estonia, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Estados Federados de Micronesia, Fiji, Finlandia, Francia, Georgia, Alemania, Ghana, Grecia, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Irlanda, Islandia, Italia, Japón, Letonia, Liberia, Lichtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta , Islas Marshall, Mauritania, Nauru, Países Bajos, Nueva Zelanda, Níger, Noruega, Palau, Panamá, Paraguay, Polonia, Portugal, Qatar, República de Corea, República de Chipre, Rumanía, Sierra Leona, Eslovaquia, Eslovenia, España, Surinam, Suecia, Togo, Tonga, Uganda, Reino Unido, Ucrania y Yemen.

Por ahora la incertidumbre es muy alta, gran parte de la población busca salir del país, se teme un profundo retroceso a los logros de libertad y en especial de las mujeres, quienes habían logrado ingresar a las escuelas y universidades mixtas, y decidir gran parte de sus vidas.

No está claro si la vida bajo el gobierno talibán será igual que en la década de 1990 y devolver una sociedad con la ley islámica en el centro, lo que si es cierto es que la globalización también llegó allí, la comunicación inmediata de los celulares y las redes sociales, una visión de mundo occidentalizada, ante eso y muchos otros cambios sociales tendrán que enfrentar los talibanes y su visión restrictiva de la vida social, religiosa, económica y cultural. Los ojos del mundo están observando los acontecimientos y la población escapando a toda prisa.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes