La danza se ha convertido actualmente en un arte que utiliza el ser humano para la trasmisión de emociones, un movimiento corporal que ha sido una herramienta importante para conocer la  historia desde la cual se ha narrado el tiempo, la simbología, las representaciones sociales, las tradiciones, entre múltiples factores, hasta llegar a nuestros días y convertirse en un arte capaz de generar cultura, tejer sociedad, ampliar horizontes y resinificar la vida misma aportando a la salud mental y física de cada individuo.

El origen de la danza empleando el uso de una escenografía y coreografía, se centra en el reinado de Luis XIV en Europa, con lo que se conoce como danza cortesana, “una especie de danza que los campesinos hacían en homenaje al rey o para amenizar sus fiestas en su palacio, de ahí el rey se da cuenta que tiene bastante acogida y que es importante para sus espectáculos y la empieza a formalizar para llevarla a la danza académica, lo que conocemos en el medio como la danza clásica o el ballet clásico”, comenta Juan Felipe Araque, docente de danza de UNIMINUTO quien estuvo como invitado en el programa La Voz de la U.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo

La combinación del arte de la danza y la música se complementaron significativamente, logrando orientar y ayudar en la trasmisión de las emociones que se puedan dar gracias al sonido musical y la expresión del cuerpo, esto permitió que la danza fuera para cada época una manera eficaz de comunicación no verbal que inicia en la edad antigua con la danza ritual, el cual fue el primer movimiento corporal que el hombre ejecuta por motivos de creencia y adoración a sus dioses, en ellas danzaban hombres y mujeres con alegría y frenesí; eran danzas de agradecimiento hacia los dioses de la fecundación, así como la danza al dios de la cosecha, la danza al sol, a la lluvia, a la tierra, entre otras.

La danza entonces ha permitido una verdadera identidad nacional, personal y cultural, que reúne diferentes elementos tradicionales de la sociedad, como por ejemplo sus creencias, su música, la expresión de su cuerpo que demarca territorio, los juegos, competencias, comidas, bebidas, expresiones de literatura, vestuario y otros aspectos que hablan de la cultura de una sociedad.

En La Voz de La U, se abordó también el concepto de la danza en la conquista de América. Con la llegada de los españoles con esclavos de África, “hablamos que hubo un mestizaje en la danza, y ese mestizaje se da cuando desde Europa cogemos algunos movimientos, el negro africano nos aporta todo el asunto percusivo, todo el asunto musical y el indígena aporta también toda su danza ritual y movimientos”, dice Juan Felipe.

Una de las principales diferencias entre la época actual y las anteriores con respecto a la danza, es que hoy en día es un tipo de danza más tradicional enfocado a lo social más que en lo ritual. El contexto de la globalización logra que se unifique este arte y se adopte en algunos países del mundo según su entorno social, transformándolo a su estilo cultural y dando como resultado lo que se conoce hoy en día como baile de salón o ritmos tropicales.

En conclusión, la danza es una necesidad del alma, con ella se puede viajar a los sentimientos más profundos para transmitir emociones, un arte que aporta al bienestar integral de las personas haciéndolas más felices y más saludables.

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo