Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Cambio climático: inundaciones, plagas, calor y extinción

La situación tiende a ser más severa en el mundo, donde las condiciones de vida que hemos desarrollado se ven superadas por la fuerza de la naturaleza y claramente por el aporte que se ha hecho para que el calentamiento global sea un hecho incontroversial.

Los hechos hablan por si mismo. Miles de personas evacuadas por inundaciones en Nueva Zelanda como medida de precaución, se interrumpió la electricidad en las zonas afectadas y se instalaron centros para quienes sean evacuados.

- Patrocinado -

La región de Southland -que cubre la parte más meridional de la Isla Sur- declaró el estado de emergencia después de la caída de más de 1.000 milímetros de lluvia en 60 horas. Las lluvias torrenciales causaron deslaves en carreteras y los ríos se salieron de sus lechos.

Las autoridades han anunciado que casi 200 personas fueron evacuadas por vía aérea de Milford Sound hacia la ciudad aledaña de Te Anau. “Nos hemos ocupado bien de los turistas”, afirmó un portavoz de los servicios de emergencia. Tienen “la moral alta”, “reciben información regularmente y están en contacto con amigos y familiares”.

https://www.facebook.com/cdsouthland/videos/2245069019122873/

Mientras allí están inundados de agua, en África y en Asia lo están de langostas que acaban con todo a su paso. Somalía, Kenia, Etiopía y Pakistan son algunas de las naciones que han visto como hordas de insectos arrasan con campos de trigo, maíz y algodón. La ONU advirtió que, de no combatirse pronto, la invasión podría alcanzar hasta 30 países

En Pakistán, por ejemplo, la plaga es de tal calibre que ha puesto en peligro los objetivos anuales de producción de trigo. “Tengo serias dudas”, ha añadido el responsable de la Cámara de Agricultura del estado de Sindh, Nisar Khaskhali, “de que lleguemos a los 27 millones de toneladas previstos”.

El doctor en la Universidad de Agricultura de Faisalabad, Muhammad Ashraf, ha confeccionado un equipo de investigación para abordar la crisis más grave que se recuerda desde la plaga de langostas de 1993: enjambres de entre 30 a 50 millones de langostas que pueden cubrir 150 km. y devorar hasta 200 toneladas de comida al día.

Por ello, las autoridades han activado un plan de racionamiento temporal ante este “ataque alarmante y sin precedentes”. Sin embargo, el ministro de seguridad alimentaria, Majdum Khusro Bajtiar, ha reconocido que el país dispone de recursos muy limitados para combatir la plaga. “Contábamos con una veintena de aviones para aerosoles aéreos. Pero ahora solo quedan tres”, expresó. No obstante, indicó que “todavía es posible salvar la mayor parte de los cultivos”, pero avisó que “hay que actuar inmediatamente”.

Somalia, por su parte, declaró la emergencia el pasado domingo. Sin embargo, el caso tiene un nivel de particularidad mayor, considerando que el país africano no enfrentaba una plaga de langostas de ese tamaño hacía 70 años. En un comunicado, el ministerio de Agricultura indicó que la plaga pone en serio riesgo la frágil seguridad del país, uno de los más vulnerables del mundo.

La misma situación enfrentó Kenia, cuyas autoridades explicaron que tampoco veían una plaga de tal calibre desde hacía 70 años. Con pocas herramientas para combatir la plaga, el Gobierno desplegó oficiales de policía que han recurrido a métodos poco ortodoxos: lanzaron gas lacrimógeno y dispararon rondas de ametralladora a los insectos.

En Eritrea y Djibouti, cientos de personas los persiguen para echarles pesticidas de forma manual. Y en Etiopía, si bien las autoridades cuentan con pequeños aviones para echar pesticidas desde el aire, la cantidad de langostas ha forzado a que algunas aeronaves deban realizar aterrizajes de emergencia.

Un factor que contribuyó al tamaño de la plaga fueron las inusuales condiciones climáticas que atravesó el continente el último año. El departamento de la ONU para África del Este explicó que las abundantes lluvias que cayeron a finales de año pasado inundaron regiones usualmente semi áridas. Esta combinación, indicaron, favorecen la propagación de langostas.

Y la temperatura global sigue subiendo, alterando la vida en el planeta. El mes enero que acaba de pasar ha sido el más caliente de todos los eneros jamás registrado en el planeta. La temperatura media del globo superó en 0,03°C la de enero de 2016, hasta entonces había sido el enero más caliente del que se tenía registro, y fue en 0,77°C más elevado que la media para un mes de enero del periodo de referencia 1981-2010, según un comunicado de Copernicus.

La mayoría de las zonas en el mundo experimentaron temperaturas superiores a las medias, especialmente Europa, que registró 3,1°C más que el promedio del periodo de referencia 1981-2010. En la parte noreste de Europa -Escandinavia y una parte de Rusia- la diferencia superó los 6°C con relación al periodo 1981-2010.

Según Copernicus, los cinco años más calientes ocurrieron todos en el último lustro, cuando la temperatura subió entre 1,1 y 1,2°C con relación a la temperatura de la era pre-industrial. La década de 2010-2019 fue la más caliente desde el inicio de las medidas.

2019 fue el segundo año más cálido, sólo 0,04°C menos que 2016, el año más caliente y que se vio marcado por el fenómeno de El Niño.

A causa de las emisiones de gas con efecto invernadero generados por las actividades humanas, el planeta ya ganó al menos +1°C con relación a la era pre-industrial. Al ritmo actual, el planeta podría subir hasta 4 o 5°C de aquí al fin de siglo.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes