Los municipios en Colombia están pagando cerca de cuatro veces más del valor en los servicios de acueducto y alcantarillado, debido a que muchas de las empresas de acueducto y alcantarillado son administradas por multinacionales que aumentan el cobro en los recibos.

Hay casos particulares como el de Cajicá, en donde, en comparación con otros municipios de la sabana de Bogotá, se llega a pagar 10 veces más del valor, lo que resulta un gran problema para los habitantes de este municipio.

El problema de la comercialización del agua, cómo lo plantea el especialista en economía del agua, Sergio Hernández, es que el municipio al no tener el control del agua difícilmente va a tener el control del territorio y fue enfático en señalar que “puede suceder algo similar a lo que sucedió en Bolivia durante el año 2000 en donde cobraban la cantidad de metros cúbicos que habían caído en lluvia”.

Una de las multinacionales encargadas de administrar las empresas de acueducto y alcantarillado es Veolia, de origen francés y que tiene el manejo del acueducto y alcantarillado de cerca de 45 municipios en todo el país que en el último año tuvo ganancias de 26 mil millones de euros.

Que una empresa como Veolia maneje y administre el acueducto y alcantarillado en gran parte del país, implica un gran problema, ya que esta empresa fue inhabilitada por el Banco Mundial por dos años, debido a prácticas fraudulentas y colusorias durante su participación en una licitación bajo el Proyecto de Adecuación Hidráulica y Recuperación Ambiental del Río Bogotá en Colombia, financiado por el Banco Mundial.

La inhabilidad impide la participación de esta empresa en proyectos financiados por el Banco Mundial. Entonces, la comercialización del agua se convierte en un negocio en el cual el usuario no se ve beneficiado debido a los altos costos del servicio.