Imagen tomada de: pixabay

Por Wilmar Sotelo

En el mundo se producen más de 300 millones de toneladas de plástico y la mayoría termina en los océanos. De acuerdo con estudios recientes, es probable que a mitad del siglo XXI se encuentren más envases plásticos en el océano que pescados. Con el experimento de estas estudiantes se busca combatir el nivel de contaminación que estamos produciendo los seres humanos.


Las estudiantes ya cuentan con dos patentes, y han conseguido un financiamiento inicial de 400mil dólares para comenzar a desarrollar el producto que se divide en dos partes. Primero el plástico es disuelto y las enzimas lo catalizan, convirtiéndose en fracciones sumamente maleables, segundo, estos proyectos se ubican en una estación biodigestora, donde se comportan como si fuesen restos de comida. La ejecución de estos pasos que convierte el plástico en agua, solo se tarda 24 horas.


Wang y Yao ya han conseguido 5 premios por su proyecto, y además se han hecho populares porque son las personas más jóvenes en ganar el premio de ciencia Perlman, gracias a la creación de la bacteria que transforma el plástico en C02 y H2o, para limpiar las playas y los océanos.