Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Homicidio de Santiago Murillo en Ibagué: Familia pide que no siga pasando

Ante los hechos presentados el pasado fin de semana en Ibagué y dieron la muerte del joven ibaguereño, la familia habló en exclusiva para Uniminuto Radio Tolima

Por: Gustavo Campo

Miguel Ángel Murillo, padre de Santiago Murillo, habló para UNIMINUTO Radio Tolima y narró, en detalle, los momentos previos a su muerte. Miguel Ángel trabaja como taxista. En su relato asegura que él no tiene vínculos ni participación con grupos de manifestantes de ningún tipo y con ello tiene la convicción de que dar ejemplo a los hijos, los forma. Miguel Ángel sabe que su hijo Santiago creció con esa formación, y puede asegurar que Santiago no tenía amigos con los que saliera a ese tipo de actividades.

- Patrocinado -


De lo ocurrido esa tarde, Miguel Ángel recuerda que salió a trabajar aproximadamente a las 4:30 de la tarde. El momento coincide con la salida también de Santiago, en compañía de su novia, quien pidió el favor a Miguel Ángel que la llevara a su casa. Santiago salió junto con ellos en su bicicleta por la carrera 5ta. De ese momento, Miguel Ángel tiene en cuenta que con mucho esfuerzo consiguió esa bicicleta para su hijo, a quien le gustaba ejercitarse en ella y tenían siempre la precaución, cuando salía, de que evitara transitar por lugares y a horas en que pudiera ser peligroso.

Dada la circunstancia de las manifestaciones, advirtieron este aspecto cuando él salió junto con ellos. Miguel Ángel asegura que su hijo llevaba los accesorios de seguridad para montar bicicleta, casco, zapatos y traje deportivos. En la calle 42 giraron hacia la Universidad del Tolima, por donde vive la novia, allí se quedaron Santiago y su novia, y Miguel Ángel se fue a trabajar.


A partir de ese momento, Miguel Ángel recuerda que aproximadamente dos horas después se le descargó el celular y perdió todo contacto con su familia. Se encontraba trabajando y había muchos bloqueos que hacían un panorama peligroso. No se podía pasar por las avenidas principales de los sectores aledaños, como la Avenida 37, entre otras.


Miguel Ángel asegura que, si él hubiera sabido que su hijo estaba en ese sector, lo hubiese
llamado para ubicarlo y recogerlo. Pero también sabe que Santiago estaba en un lugar seguro, ya que iba muy seguido a casa de su novia, donde lo apreciaban mucho y allí podía estar protegido, por eso no se angustió cuando vio el estado de las manifestaciones en las calles. Él tiene en su mente la imagen de su hijo, en el lugar donde lo dejó, montado en su bicicleta, con su traje y su casco, y un maletín que siempre cargaba con objetos personales.


Siempre hubo las recomendaciones de precaución por la seguridad, antes de que Santiago
saliera de la casa: “Le dije, Santiago, tenga cuidado con esa bicicleta, no se ande por allá donde están esas vainas. Allá lo roban por quitarle esa bicicleta.”, relata Miguel Ángel. Recuerda que esa conversación fue temprano en la tarde, cuando todavía no había bloqueos y no había noticias de lo que estaba sucediendo en las calles. La precaución era constante. “Siempre le decía, cuando le pase eso, deje que se la lleven, todo eso se recupera. Siempre le decía, nunca vaya a ponerse a forcejear con ellos, déjelos que se la lleven, que eso se vuelve a comprar.”, comenta Miguel Ángel.


Desde el momento en que Santiago salió de la casa de la novia, hasta el momento de su muerte, las versiones coinciden en que Santiago iba de regreso para su casa. “Él deja su bicicleta, me dice la novia, en la casa de ella y entonces ahí parte para la casa. Yo tenía el celular descargado. Él me lama y no teníamos cómo comunicarnos. Entonces, como la novia vive cerca de la Universidad del Tolima. Él salió desde la calle 42 hacia la calle 60, se va a pie.”, relata Miguel Ángel.


Por la situación de orden público, con los bloqueos en las vías y sin posibilidad de tomar un
transporte seguro, Santiago avanzaba esa noche por la calle, a la par de la gente que iba caminando en la misma circunstancia, acompañándose para avanzar, porque ya se encontraban las tanquetas en el sector. Miguel Ángel es enfático al afirmar que su hijo Santiago nunca manifestó interés de participar en manifestaciones, ni estuvo acompañado por personas que tuviesen esa intención. Y que, si Santiago iba caminando por ese tramo, en aquel momento, era porque regresaba para su casa, en la calle 62, y no porque estuviera participando en el tumulto de la manifestación.


En redes sociales, circula un video tomado por una persona, que muestra el momento en que Santiago recibe el disparo. Sobre este aspecto, Miguel Ángel afirma: “En el momento del video, no hubo una batalla campal. Si yo hubiera sabido que mi hijo tuviera antecedentes, mi hijo no consumía drogas, si yo supiera eso, créame que no estuviera hablando para esta emisora. Él viene caminando por la calle 60, y ahí, un policía patrullero sacó su arma y disparó. Lo que han dicho es que subía una tanqueta y la gente estaba por el carril, bajando, y dicen que alguien le tiró una piedra, pero no ellos.

En algún otro lugar alguien tiró una piedra, porque venían de los dos lados, entonces, cuando pasa la tanqueta y tiran la piedra, el policía desenfunda su arma, dispara el proyectil y desafortunadamente ahí estaba mi hijo que lo recibió.”, narra Miguel Ángel.


A partir de ahí, un domiciliario en moto llevó a Santiago para la Clínica Nuestra. El trayecto en motocicleta son tres minutos. A pesar de la atención que recibió en la Clínica, no resistió la gravedad de la lesión y falleció. “Yo me enteré como a las 10 de la noche, porque estaba trabajando, pero como a las 9 de la noche llaman a mi esposa. La llamaron de la Clínica y ella salió para allá, inmediatamente, y allá le dieron la noticia. Allá él estuvo en cirugía y desafortunadamente los médicos no pudieron hacer nada.”, comenta Miguel Ángel.


Con respecto a la información, que recibe la familia, Miguel Ángel relata que cuando él llegó a la Clínica, le dieron la noticia de que Santiago había fallecido. “Un enfermero de la Clínica Nuestra, me dijo que fue un impacto de bala, que entró de lado y terminando el proyectil en el brazo, porque le atravesó por el pecho.

Hasta el momento de esta entrevista, Miguel Ángel expresa que no ha recibido comunicación de las autoridades policiales y que se encuentran a la búsqueda del responsable, el policía que disparó: “Hay un video que de pronto con el audio, lo que dicen, se da cuenta que fue un policía que disparó.

El video muestra a la persona que vio al policía cuando disparó. Yo hablé con ella la noche de la muerte porque estuvimos en la Fiscalía como hasta las 4:00 de la mañana, y ella me narró los hechos y ella me dijo que había visto al policía. Que lo vio y que lo podía reconocer en cualquier momento. Hay otro muchacho que también es testigo y también dice lo mismo. Entonces estamos tratando de recolectar pruebas.


Frente a los hechos, el domingo recibió una llamada del alcalde. “Ellos llaman a dar sus
condolencias y que ya están haciendo todo lo posible, que están investigando, que había venido un coronel de Bogotá a investigar eso. Pero independientemente pienso, hagan lo que hagan, ya mi niño no va a volver. Y que la persona que disparó eso, que eso no siga pasando, que pague por lo que hizo, y si no lo encontramos el karma lo irá a tener algún día, puede ser hasta con su propio dios, pero no se lo deseo.”, concluye Miguel Ángel Murillo.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes