Hay miles de casos registrados en este país, víctimas de lo que se denominó “robo de bebés” que consistió en la separación forzosa y sistemática de bebés recién nacidos robados durante el tiempo y después de la dictadura autoritaria de Franco. Foto: S.O.S Bebés Robados

Por Tatiana Salamanca

Segunda parte.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo

Bebés Robados en España: Descendencias perdidas

Era julio de 1981, María tenía 23 años cuando estaba esperando a su primer hijo. En aquel tiempo ella y su esposo decidieron dirigirse a Ciudad Real para una consulta particular, el médico le informa que en su vientre lleva dos embriones. 15 días después se encuentra a punto de dar a luz, es llevada al Hospital Nuestra Señora de Alarcos, el doctor le informa que sólo lleva un bebé en su vientre, noticia que la toma por sorpresa. Después de esto, todo transcurrió rápido; dan anestesia general, nace una bebé sana y hermosa. María logra ver por unos segundos a su hija antes de ser trasladada a una incubadora.  El nacimiento de la pequeña fue el 24 de junio de ese año y pese a que los doctores le informaron que estaba en buen estado de salud, de repente, le dicen que había fallecido. El hospital de manera insistente manifestó hacerse cargo del proceso de sepultura, sin embargo, María y su familia no lo permitieron.

“Nos engañaron, abusaron de gente buena e ignorante (…) los medios de comunicación por ese tiempo malinformaban, decían que éramos prostitutas arrepentidas de haber vendido nuestros hijos”, afirma María, y es ahí cuando inicia la búsqueda desesperada por la verdad. “No fue fácil, pero logré recolectar todos los documentos, desde mi historia clínica hasta el informe de patología”. Pese a las necesidades económicas y el tiempo, María no descansó hasta conseguir una cita médica con la persona que le realizó la cesárea, el doctor Juan Caballero. “Le solté el historial de la niña y le pregunté si me la había robado, él lo negó rotundamente”. Después María logró hablar con la especialista patóloga “Me dijo que ella no realizó el informe ya que este tenía inconsistencias, además que la firma estaba falsificada”.

En 1993 aproximadamente, realizaron la exhumación del cuerpo de la bebé María del Prado Sotomayor Gonzalo y de su abuela. Sin embargo, se encontraron con la sorpresa de que estaba totalmente vacía. María interpuso dos demandas de las cuales ambas fueron negadas informando que “en 1981 no era delito robar bebés” y a la segunda que “no sabemos a qué médico culpar”.

El Estado es quien debería tomar total responsabilidad. Realizar un banco de genes y ayudar a miles de familias que como María o Alicia buscan a sus hijos, o hermanos, pero la corrupción a manos de las monjas que eran las enfermeras, los doctores de los hospitales, los encargados de las funerarias, jueces y demás implicados que hacían parte del complot para robar bebés y venderlos como mercancía a familias elitistas no izquierdistas, no permite que se encuentre la verdad. En un principio fueron robados durante la dictadura de Franco a mamás que se encontraban encarceladas aludiendo que “el marxismo era una enfermedad mortal y contagiosa” por lo cual, una vez nacían los bebés, eran separados de sus madres “rojas” para impedir que transfirieran, a través de la leche materna, la enfermedad. De esta manera, “redimían” a los niños, quienes eran entregados a familias adineradas; con el objetivo de brindarles un mejor futuro concordante a la ideología política del momento.

Ángel Casero es el número 15 de sus hermanos. En el año 2010 se entera de los casos de bebés robados

No solo las madres buscan a sus hijos, hermanos y demás familiares también lo hacen. 
Foto: Ángel Casero

“yo estaba viendo un documental por televisión donde informaron acerca de estos casos, por eso pensé que mi madre pudo haber sido víctima con alguno de sus hijos. Le conté a un hermano, no me creyó, me dijo que me acordara que la familia lo había enterrado, pero, (…) ¿cuál entierro? si el hospital se hacia cargo de todo, nosotros no teníamos nada, ni el cuerpo ni nada, no existe nada”.  Ángel, a través de la Asociación ha intentado encontrar a su hermano mediante el ADN de su madre, que en el 2007 falleció. A la fecha continúa la búsqueda sin perder la esperanza de localizar a su familiar nacido en el año 1967 en “La casa de madre”, una clínica privada y de beneficencia. Ángel afirma que “ellos quieren que se quede en el olvido, las víctimas cada vez estamos más cansadas de esto y las madres se están muriendo. Pero, ¿sí las abuelas de la Plaza de Mayo han encontrado a sus nietos, porque nosotros no? Yo creo que los vamos a encontrar”.

Existen testimonios que informan haber encontrado por sus propios medios a hermanos, sin embargo, las estadísticas no son muy alentadoras. María en Ciudad Real conoció más de 60 casos como el suyo, y otros 60 casos en Toledo, y a la fecha de hoy, ninguno ha logrado encontrar a sus verdaderos padres. María en la actualidad dedica sus días a su esposo y a sus dos hijos, afirma que “sí tuviera el tiempo y el dinero, esos cabrones no se seguirían burlando de mí. Es muy doloroso que hayan comido de mi sangre, que en España hayan vendido mi sangre. Es muy doloroso que en nombre de Dios hayan cometido estas cosas (…) sólo quiero saber la verdad, es poco lo que pido para lo mucho que nos quitaron (…)”.

Si usted sabe algo de alguien o cree ser uno de los bebés que llegó a Colombia desde España, contáctenos dateateweb@gmail.com

Espere la tercera y última entrega de este especial 
Bebés Robados en España: Descendencias perdidas

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo