Imagen tomada de eltiempo.com

Por: Camilo Steven Leal Prieto, Sebastian Ricardo Alejo Amaris , Nicolás Ramírez Ruiz Miguel Ángel Díaz Torres

El pasado 21 de noviembre del presente año, sindicatos obreros, organizaciones estudiantiles, movimientos indígenas y demás sectores sociales, convocaron a las calles mediante un llamado al paro nacional y cese de actividades a la sociedad colombiana como respuesta a la crisis social que afronta el país junto con exigencias como el desmonte de los proyectos pensionales, la erradicación de la corrupción, el fortalecimiento del aparato educativo, entre otras.

- Estudia en UNIMINUTO, hay plazo hasta el 31 de enero de 2020 -

Lo que parecía una jornada más de los ya habituales “paros” en Colombia, se convirtió en una masiva manifestación del descontento de la sociedad colombiana hacia el gobierno de Iván Duque en las principales ciudades del país, Medellín, Cali, Bucaramanga, Barranquilla y por supuesto, Bogotá alzaron su voz de protesta en una histórica movilización. Las políticas económicas y sociales de la administración Duque han sido la gota que derramó el vaso en una sociedad sumida en la violencia y la desigualdad.

La crisis política de Duque se ve reflejada en los índices de aprobación de su gestión, pues a tan solo un año y medio de haber tomado el poder, la aprobación del presidente ha ido en caída gracias a la acentuación del índice de pobreza y de corrupción, el aumento de asesinatos de líderes sociales, recrudecimiento del conflicto armado, el incumplimiento al tratado de paz firmado con la guerrilla de las FARC en la anterior administración, entre otras, razones por las cuales, el Banco Mundial ubica a Colombia en el segundo país más desigual de América Latina, pese a contar con un período de bonanza petrolera.

Por otro lado, se encuentra una de las principales discordias, el cese de actividades laborales y estudiantiles. Algunas universidades privadas como Los Andes, El Externado, La Salle, y otras instituciones  públicas como La Universidad Nacional, La Universidad Distrital y el SENA, invitaron a sus estudiantes al paro y marchar mediante la cancelación de sus clases, y cartas en las que reforzaban la necesidad de ejercer y defender sus derechos.

Sin embargo, otras universidades como la INPAHU, la UNIMINUTO y algunas del territorio capitalino decidieron mantener algún tipo de abstención política y social, pues prefirieron no cancelar clases el jueves 21 de noviembre y otras cancelar al último instante el viernes, además de declararse como ajenos a dicha situación política.

Para el viernes 22 de noviembre, las protestas en las calles han dado como resultado más de 200 personas heridas, 98 detenidos y decenas de vídeos en redes sociales que muestran el exceso de violencia por parte de agentes del orden público.

Leimy Santana, Representante al consejo superior de Sede Principal UNIMINUTO, y como ciudadana militante del paro, constató la posición de la universidad y de la ciudadanía frente al paro;

 ¿Cuál es su posición como ciudadano y participe del movimiento SINTRA frente al paro y las marchas que han venido convocando desde el 21 de este mes?

“Apoyo rotundo, pues siento que la ciudadanía está luchando por fines concretos y problemáticas que han venido afectando a todos los ciudadanos. Además, han sido protestas pacíficas y de nuevas reivindicaciones, estas han sido la muestra que el pueblo está cansado de la forma en que se ha venido haciendo política. Es por esto por lo que apoyo totalmente al paro nacional y todo lo que se deba mantener”.

¿Considera útil la presencia y uso de fuerza pública como el ESMAD en las marchas?

“ La presencia del ESMAD la considero necesaria, pues si bien son más las personas que marchan de manera pacífica, hay algunos vándalos que se aprovechan. Lo que no considero necesario es el actuar que ha tenido este medio de “control” hacia los protestantes, pues se se concretan unas rutas de la marcha con la Alcaldía, y además ellos marchan en absoluta calma”.

El Presidente Duque se ha pronunciado un par de veces a raíz de lo sucedido en estos días de paro, ¿cree que ha sido consecuentes y en pro de una solución sus alocuciones?

“Los pronunciamientos del presidente Iván Duque no han sido acertados, si bien ha mostrado un respeto, pero sus acciones junto con las acciones que profesa son totalmente distintas. No ha tomado ninguna labor frente a las movilizaciones, no ha dado respuesta frente a la ciudadanía y el pliego de peticiones que ella ha tenido, debería ir más allá del discurso incoherente y separado a lo que el pueblo necesita”

Como ciudadana y además integrante de SINTRA, ¿cómo considera la posición política que ha decidido tomar las directivas de la UNIMINUTO frente al paro nacional?

“La posición de la administración de la universidad frente a las marchas y el paro ha sido confusa, pues por ejemplo el pasado jueves 21 de noviembre, el primer día del paro no canceló clases, el viernes decidió cancelarlas hasta la tarde y el sábado las canceló sin profesar algún discurso o apoyo. No pareciera que tuviera algún compromiso con la ciudadanía y sus estudiantes, es  inherente, por ende debería tomar una posición clara y sincera con respecto bien sea a favor o en contra de este paro nacional”.

Christian Felipe Correa Ramírez -Coordinador de jóvenes de Bogotá de la Red Nacional de Iniciativas Ciudadanas por la Paz y contra la Guerra, REDEPAZ- compartió las posturas de la ONG de la que hace parte en relación al paro nacional.  El espacio que brindó el Coordinador, sirvió para la retroalimentación de información y puntos de vista desde una organización social que se encuentra desligada a la línea de programas del gobierno.

¿Qué es REDEPAZ?

“REDEPAZ es una organización defensora de derechos humanos y promotora de paz, que articula diferentes prácticas que los actores sociales desarrollan en las dimensiones locales, regionales y nacionales, siendo un escenario abierto para el encuentro, diálogo y la cooperación entre personas, grupos, sectores y organizaciones que construyen paz, para las personas como sujetos de derechos y buscando una transformación democrática de la sociedad democrática.”

¿Cómo ve el panorama nacional?

“La situación que viene afrontando el país es complicada en temas de derechos humanos, un ejemplo de ello es que desde el 2016 hasta la fecha han sido asesinados 198 indígenas, de los cuales 135 han sido en el gobierno actual, tampoco se puede dejar de lado el asesinato sistemático de líderes sociales, comunales y barriales que también se evidencia en grandes masas. Estos asesinatos no son simplemente el asesinato a una persona, sino se toma como una afectación al sistema social de la comunidad.”

¿Cuál es la postura de REDEPAZ frente al paro nacional?

“Desde la coordinación de REDEPAZ, se apoyó el paro nacional convocado desde el 21 de noviembre del año en curso, como una forma de expresión democrática ante el panorama nacional e injusticias que se han venido presentando, buscando la solución de los puntos planteados como la educación, la defensa de la protesta social, la defensa del medio ambiente, la protección de los líderes y lideresas sociales del país, el trabajo digno y el cumplimiento de los acuerdos de paz entre el gobierno nacional y las FARC-EP.”

¿Qué definición le daría al paro?

“El paro nacional es una forma de expresión democrática que busca el cumplimiento de una serie de derechos fundamentales de tipo sociales y políticos de la sociedad, consagrado en la constitución política de Colombia. Como bien lo menciona Kapuscinski en una de sus crónicas, “El silencio no presagia nada bueno, así como una madre se preocupa cuando no escucha ningún ruido en la habitación de su hijo, la sociedad se debería preocupar cuando no escucha bulla en las calles, la razón es muy simple, quienes tienen el poder, necesitan del silencio para que su actuación pase inadvertida, no les gusta que ninguna voz de protesta turbe su tranquilidad” (Tomado del libro: Elogio a la bulla).”

¿Qué logros ha logrado el paro?

“El paro nacional ha logrado unir a los colombianos a través de movilizaciones masivas y pacíficas como el cacerolazo, en las que los ciudadanos se han sumado por medio de acciones simbólicas, artísticas y culturales para expresar un descontento con un gobierno que no representa ni responde a las solicitudes y necesidades de la sociedad en general, cabe aclarar, que desde REDEPAZ rechazamos todos los actos vandálicos y el tratamiento de violencia que se le ha dado a la protesta, estos hechos no hacen parte de la exigencia popular que busca las condiciones de vida digna, la permanencia en los territorios y la preservación de la vida, hacemos a la vez, un llamado a las solidaridad y al auto cuidado para no caer en discursos de miedo y guerreristas que solo buscan poner al pueblo en contra del pueblo.”

Pero ¿acaso todos los ciudadanos están de acuerdo y apoyan el paro nacional? ¿de qué manera viven este paro los ciudadanos  “comunes” que no se encuentran vinculados de manera directa con alguna organización y/o grupo? una de las respuestas más comunes entre los ciudadanos podría ser la de Irma,  un adulto mayor que vive en un barrio  ubicado en el sector norte de la ciudad de Bogotá  quien cree que  las problemáticas actuales por las que cursa el país son de suma importancia debido a que “Colombia vivió algo que hace mucho tiempo no vivía”.

” No presenciaba un toque de queda hace más de 40 o cincuenta años ya la verdad no recuerdo, en esa época  mi marido se encontraba conmigo, apenas el presidente anunció la hora en la cual el toque daría inicio todo el mundo salió a correr para su casa. Me acuerdo mucho de cuando salí 10 minutos antes de que empezara el toque de queda, las calles ya estaban completamente vacías parecía un primero de enero.”

“Lo que se está viviendo ahorita es algo completamente distinto, hay mucho vándalo y eso de que la gente se está intentando meter a los conjuntos me parece terrible, yo entiendo que marchen. Pero eso así no debería ser, entonces en cualquier momento llegan acá y se meten a mi casa y yo acá sola que puedo hacer? Nada.”

Irma es viuda  de un ex integrante de las fuerzas armadas de la nación y se refiere a sí misma como  “uribista” , según su opinión “los que marchan son desocupados”, esta frase  podría definir la postura que  tiene frente a las movilizaciones puesto que no ve con buenos ojos que los estudiantes se movilicen por el contrario piensa que es una pérdida de tiempo y que deberían dedicarse a trabajar, de igual está en contra del paro nacional y las exigencias de los manifestantes , pues no está de acuerdo con la  forma en la que se está llevando a cabo todo y considera que Iván Duque está haciendo un buen trabajo.

Por otra parte y en total desacuerdo con las posturas de Irma se encuentra Juan Pablo representante estudiantil de la Universidad Distrital el cual comento lo siguiente en relación a las recientes movilizaciones sociales que se han presentado en el país: “ en representación de mis compañeros puedo asegurar que absolutamente todos estamos de acuerdo y apoyamos el paro nacional y las movilizaciones sociales, si el pueblo está disconforme con el gobierno, este no puede guardar silencio, debe alzar su voz a través de los medios que tiene a su disposición”                                                                    

Al ser consultado sobre la situación de orden público, comentó :“Me encuentro en total desacuerdo con  los altercados en el orden público, la violencia sin importar de qué lado provenga y con  los hechos vandálicos que se presentan debido a que estos factores  deslegitiman la protesta social,  aclaró que en este caso no hablo  por mis compañeros, es una opinión personal que difiere con la que poseen muchos de ellos”.

Mientras que Iván Duque y su gabinete ministerial se reunía con empresarios y alcaldes electos y dejaba por fuera de la mesa a los promotores y líderes del paro, la ciudadanía se encontraba en las calles con cacerola en mano y armados de valentía para seguir protestando de manera pacífica y apoyando al paro, plazas principales, avenidas y barrios enteros fueron los puntos predilectos para los bien llamados “cacerolazos” por la paz. El país a la espera de soluciones vive su quinto día de paro con movilizaciones e incertidumbre por las decisiones que tomará el gobierno.

Imagen tomada de eltiempo.com