De acuerdo con el Programa Nacional de Atención Integral en Salud Visual 2016-2022 del Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia, más de 9 millones de personas acudieron entre el 2009 y el 2014 a algún tipo de especialista en salud visual por enfermedades oftalmológicas.

Bogotá es la ciudad del país con mayor número de consultas por alteraciones de salud visual. Asimismo, la capital registra un mayor índice de prevalencia de enfermedades como miopía, astigmatismo, ambliopía y cataratas congénitas; por lo que contar con atención de calidad y tecnologías de alto nivel se hace cada vez más prioritario

Según el programa nacional de salud visual del ministerio de salud, las consultas por alteraciones visuales representan el 5,43% (9.898.860) del total de consultas por Enfermedades No Transmisibles, cifra que a partir del año 2009 va en aumento. El 41,39% (4.097.404) de las personas atendidas son hombres y el 58,61% (5.801.456) son mujeres, lo que evidencia una proporción mayor de personas atendidas mujeres en 29,37% respecto a los hombres.

Lo que ha llevado a buscar un modelo de atención integral en el cual las personas puedan ser atendidos, ya que la salud audiovisual es un aspecto muy importante, por lo que la implementación de la tecnología es cada vez más imprescindible,

Recientemente al país llegó un moderno sistema de tecnología digital para la toma de exámenes que en solo 4 minutos puede hacer 7 análisis: retinoscopia, topografía, aberrometría, pupilometría, opacidad del cristalino, tonometría y paquimetría, algo que en un modelo de atención tradicional puede llegar a tardar hasta 20 minutos, disminuyendo de esta manera los tiempos en los diagnósticos y evitando los reprocesos en las consultas.

Por el momento, Imevi es el único lugar que cuenta con este modelo de atención, se espera que en los próximos 3 años sean más las entidades prestadoras de salud las que incluyan este modelo de atención.