Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

“La violencia es un factor de desigualdad, que reproduce otras desigualdades ya existentes”: Daniela López

Daniela López con 22 años es estudiante de derecho de la Universidad La Gran Colombia (UGC). En sus tiempos libres hace parte de la Asamblea Popular de Mujeres Suacha el cual pretende enfatizar en el reconocimiento del papel de la mujer en la sociedad.

Por: María Alejandra Duque Albornoz.

Daniela López con 22 años es estudiante de derecho de la Universidad La Gran Colombia (UGC). En sus tiempos libres hace parte de la Asamblea Popular de Mujeres Suacha, que se dedica a enseñarles a un grupo de mujeres sobre feminismo, defensa personal, conocimiento del territorio y saberes ancestrales, con el fin de aplicar sus conocimientos en la solución de problemáticas sociales del contexto. La asamblea pretende enfatizar en el reconocimiento del papel de la mujer en la sociedad.

- Patrocinado -


María Alejandra Duque (AD). ¿Existió algún impulso personal para sumarse a la Asamblea Popular de Mujeres Suacha?

Daniela López (DL). Todas las mujeres en algún momento hemos sufrido violencia de género en distintos niveles, y aunque la contundencia con la cual llega a nuestras vidas es diferente, pienso que la violencia de género vivida por mujeres en zonas rurales y en ciudades es distinta. En mi caso viví hace un tiempo una experiencia que marcó un antes y un después en mi vida, yo estaba en una relación en donde la violencia tomó tanta relevancia que llegué a sufrir maltrato psicológico y físico. Adicional a esta experiencia, el hecho de compartir con mis compañeras vivencias y de darme cuenta de que no era la única que estaba pasando por esta situación, sino que todas en algún momento nos encontramos cara a cara con la violencia, me hizo entender que no estaba sola. Además hacer parte de la Asamblea Popular de Mujeres Suacha logró que cuestionara muchas cosas y me mostró el contexto de violencia en el que vivimos las mujeres, reflejado en actos que muchas veces son normalizados o no se dan a conocer, porque quienes son o fueron víctimas de estos abusos consideran que son casos particulares. 

AD. ¿Por qué cree que es importante educar a las mujeres en el feminismo?

(DL). Pienso que, en varios momentos de la historia, o incluso actualmente, hemos estado bajo construcciones sociales que de una u otra forma nos han puesto en una posición de enemigas, de ahí que una de las tareas más importantes del feminismo sea lograr que las mujeres nos entendamos unas a otras como amigas, aliadas y compañeras, creando lazos de unidad. Cuando nos unimos y dejamos de odiar, compartimos experiencias y encontramos puntos en común, podemos llegar a entender cuál es nuestra posición como ciudadanas en el campo laboral, económico y familiar que en muchas ocasiones nos ubica en situaciones desiguales que nos deja ver la deuda histórica que la sociedad tiene con nosotras. Cuando reconocemos estos puntos en común somos capaces de reivindicar nuestros derechos, unidas y con una voz más fuerte que sea escuchada, evitando revivir escenarios de la historia en donde fuimos agredidas; es importante estar preparadas para no repetir la historia y saber qué hacer en circunstancias como en situaciones de violencia sexual, física, psicológica o cualquier manifestación de desigualdad.

AD. Según su experiencia y aprendizajes en la Asamblea Popular de Mujeres Suacha ¿Cuál cree que sea el papel de la mujer en la coyuntura social e institucional de la actualidad?

(DL). En cuanto al movimiento social creo que el rol de la mujer desde el feminismo es seguir dando la pelea, hacer acto de presencia, lograr representarnos de manera adecuada haciendo que nuestra voz sea escuchada. Un ejemplo son las madres comunitarias y las lideresas sociales, que se han mantenido al frente en temas como educación, salud o política, sin dar un paso atrás. Actualmente quienes lideran muchos de los procesos sociales son mujeres, caracterizados por su organización y su gran presencia en el territorio.

En cuanto a lo institucional, creería que el papel de la mujer desde el movimiento feminista es exigir que se visibilicen las problemáticas de violencia por las que pasamos todos los días, respetando los instrumentos internacionales que ha ratificado Colombia a favor de las mujeres; adicional es que se garantice el derecho a la igualdad y la equidad entre todos los ciudadanos, reflejados en temas salariales y de autodeterminación sobre el cuerpo. Es importante que las instituciones sepan leer, identificar y escuchar el sentir de las mujeres, lo que significa ser mujer en Colombia, porque no es nada fácil, algo que hemos peleado a través de la historia.

AD. ¿Cuáles son las problemáticas específicas del sector de Soacha con relación a la desigualdad de género?

(DL). La violencia es un factor de desigualdad, que reproduce otras desigualdades ya existentes. Otro punto es el cuidado exclusivamente materno hacia los menores. En Soacha se ve mucho el abandono por parte de los padres; hay muchísimas madres cabeza de hogar, problemática que evidentemente se desprende de la desigualdad de género; hay muchas mujeres que, por su condición de clase, se ven obligadas a salir de casa a trabajar y a cumplir con horarios bastante extensos. Ellas no pueden cuidar a sus hijos durante el día, y en la noche llegan a trabajar a sus casas: cocinan, lavan, planchan, entre otros oficios. Esto no solo pasa en Soacha, también en todo el país. El trabajo que las mujeres realizamos en nuestras casas no se valora como una labor real, primero porque no es remunerada y segundo porque no es reconocida, porque es vista como una obligación ligada al rol de ser madres, por consiguiente el hombre no suele hacer absolutamente nada. 

AD. ¿La violencia de género en el sector de Soacha ha incrementado tras la situación de pandemia actual?, ¿Cómo abordan esta situación desde La Asamblea Popular de Mujeres Suacha?

(DL). Sí, esta problemática ha incrementado, primero porque ha tenido un impacto económico grande dentro de las familias, entonces esa misma madre cabeza de familia de la que hablaba anteriormente, ha tenido que sufrir las consecuencias de esta situación, adicional a que cuando no son madres cabeza de hogar pero viven con sus parejas, también se ven violentadas. 

Varias colectivas involucradas en el proceso han recibido casos sobre violencia intrafamiliar o diferentes tipos de agresión hacia las mujeres. Recientemente tenemos 3 casos de feminicidios. El papel de la asamblea ante este estas circunstancias ha sido visibilizar; nosotras tenemos claro que no somos administradoras de justicia y que hacer algo con relación a reparar a las víctimas o sancionar a los individuos que cometen este tipo de conductas es un proceso difícil, pero tratamos de brindar un acompañamiento desde nuestras posibilidades a las personas que lo necesiten y que estén interesadas en recibirlo. De nuestra parte, lo último que hicimos fue enviar un derecho de petición a la Fiscalía donde solicitamos el número de feminicidios desde la fecha en la que inició el confinamiento hasta ahora, y las cifras fueron alarmantes, aunque el feminicidio es un delito difícil de configurar, esto debido a que se presenta en circunstancias muy específicas, sin embargo las cifras muestran 99 feminicidios desde el momento cuando empezó el confinamiento hasta ahora, y esto denota que existe un machismo arraigado en Colombia y en nuestra sociedad.

AD. Las mujeres que quieran hacer parte de la asamblea ¿Dónde pueden contactarlas?

(DL). Tenemos una página en Facebook llamada “Asamblea Popular de Mujeres Suacha”, allí pueden encontrar el contenido que generamos. Tenemos escuelas de feminismo, material relacionado con la violencia en el contexto de Soacha, así como información sobre diversos asuntos que evidencian la importancia del feminismo en el territorio. Las chicas que estén interesadas nos pueden dejar un mensaje, y allí nos contactaremos con ellas para invitarlas. 

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

El día que Felipe de Edimburgo visitó la Catedral de Sal de Zipaquirá

En 1962 visitó a Colombia donde fue recibido con todos los honores y recibió un título que le acompañó hasta el día de su deceso.

Capturado hombre acusado por presuntamente prenderle fuego a su pareja

La víctima perdió la vida a causa de las graves heridas que al parecer le habría ocasionado Edgar Alexánder Uribe mientras dormía.

Participación de Jóvenes y Políticas Públicas

Avances desde los procesos de investigación de los estudiantes de la Especialización Gestión Asociada

Noticias recientes