Por María Nelly Lenis Rubio

“… Cariño mío, te fuiste un día y me dejaste con mi soledad…” es una de las frases que canta el italiano Franco Simone en la canción de su autoría “Río Grande”. Estas palabras se atraviesan como una daga caliente en lo más profundo del imaginario corazón revolviendo sentimientos de un amor pasado que no volvió y lo dejó partido en dos mezclando con profundo dolor esa partida y el que jamás regresará.

Banquete del Millón 2019

La música es tan inmensa y fuerte que puede generar emociones capaces de desencadenar pasiones con solo el nombre del artista o el título de la canción. Es absolutamente increíble la capacidad con la que cuentan muchos artistas al componer letras llenas de melancolía, amor, tristeza, energía que se vuelven himnos de relaciones amorosas para bailar el día de la boda con el ser escogido para compartir parte de la vida o tal vez para siempre o para recibir una nueva vida a través de un nacimiento, señalar un rompimiento o decir adiós a un ser querido, muchas pueden ser las ocasiones perfectas para encontrar la excusa de que un tema musical marque a una persona.

Cada canción tiene un significado y no siempre es la letra, ni la música, es el magnífico recuerdo al que se transporta el subconsciente para revivir una vivencia o una experiencia marcada, capaz de generar una sonrisa cómplice y tímida, o una mordida de labio, pestañeo lento con inclinación suave de la cabeza o un profundo suspiro sostenido y seco contenido con fuerza para no desatar pasiones ante la mirada de algún incomprensible público que pueda mal interpretar el momento.

El escuchar la música favorita en el cerebro se inicia la segregación de la dopamina, un neurotransmisor que también es liberado ante placeres tan concretos como es la alimentación, el gastar dinero, tener sexo o en el uso de drogas. Se pueden generar explosiones de inmensa satisfacción al escuchar la canción que identifique a la persona o mueva algún recuerdo, llegando a estremecer con tal euforia que se produce un cambio en el estado de ánimo de quien ha sido tocado en la fibra exacta.

Hay estudios que confirman la calma de la madre y el bebé durante la gestación que además genera una mayor conexión que los vincula más fuerte. La música es la compañía perfecta de un enamorado que puede ver la belleza en lo más oscuro, capaz de iluminar entre notas con paisajes coloridos donde brota el amor; llevar a un desdichado a la fuerte melancolía donde se siente identificado y pueda llevarlo al llanto inconsolable conmovido por las letras que llegan hasta su esencia.

La música no es solo una inspiración, es una vivencia con alta sensibilidad emocional que involucra en medio de sus ondas la experiencia más sublime que lleva al clímax como un tren a vapor que va sonando en cada espacio de la trocha mientras atraviesa el circuito que pone la “piel de gallina” y estalla en un orgasmo auditivo perfecto para el gusto.

Ficha de búsqueda
Ondas sublimes
Nombre del artículo
Ondas sublimes
Descripción
La música es tan inmensa y fuerte que puede generar emociones capaces de desencadenar pasiones con solo el nombre del artista o el título de la canción.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo