Existe un sinnúmero de palabras que ruedan en conversaciones, columnas o que, de pronto, se han dejado de usar pero que recobran vitalidad de un momento a otro.

Hace unos días Édgard Hozzman, autor “Pantalla & Dial” calificó de “máncer” al dictador Nicolás Maduro y hubo quienes lo entendieron como “cáncer” –que lo puede ser—pero en realidad lo que deseaba expresar el columnista es “hijo de prostituta”, ciñéndose a la definición del Diccionario de la Real Academia Española. Una manera elegante para no mentarle la madre al personaje.

Antes de los actos solemnes y de los partidos de fútbol se canta el himno nacional. En el 2002, invitaron a Shakira para entonar el símbolo patrio y cambió la letra al entonar “ublime” por sublime. Ella quería incitar a sus seguidores para que le corrigieran el yerro y así obtener publicidad, como en efecto sucedió.

Y hablando de himno, “inmarcesible” significa, “que no se marchita”.

AutopautaEstrenol

¿Sabe usted qué significa Ubérrimo? Es la finca del expresidente Álvaro Uribe Vélez, dirían unos. Lo cierto es que se refiere a una tierra abundante y fértil.

Acmé no es una sigla de los productos de “El coyote” sino que quiere decir que es el “punto más agudo de una enfermedad’.

Otras para tener presentes:

Acendrado: Sin mancha ni defecto.

Agibílibus: Habilidad, ingenio, a veces pícaro, para desenvolverse en la vida.

Una de las canciones más populares de María Dolores Pradera era “Fina estampa”, escrita por Chabuca Granda: Una veredita alegre con luz de luna o de sol/ Tendida como una cinta con sus lados de arrebol/ Arrebol de los geranios y sonrisas con rubor/ Arrebol de los claveles y las mejillas en flor”, dice el tema. Arrebol es “Cuando las nubes adquieren un color rojo al ser iluminadas por los rayos del Sol’.

Ataraxia se utiliza para definir la ‘imperturbabilidad, serenidad’.

Barbián es un adjetivo que se utiliza para relatar de una persona que es ‘desenvuelta, gallarda, arriscada’.

Cagaprisas si es bien rara esta palabrita. Se describe a una persona que es impaciente, que siempre tiene prisa.

Euroescepticismo fue utilizada hace unos meses por algunos políticos entrevistados y se refiere a la desconfianza hacia los proyectos políticos de la Unión Europea.

Claro que se puede escribir “uebos”, sin hache y con “B” y se trata de un arcaísmo que significa ‘Necesidad’ o ‘Cosa necesaria’.

Habrá quienes piensen que jipiar tiene algo que ver con el movimiento hippie, tan común en los años sesenta. Según la Academia significa: ‘Hipar, gemir, gimotear. Cantar con voz semejante a un gemido’.

Limerencia es una palabra empleada por los sicólogos para considerar “un trastorno porque la persona pasa del enamoramiento a la obsesión”.

Mondo es algo que está ‘limpio y libre de cosas añadidas o superfluas’.

Nefelibata, usada por los sociólogos es “una persona soñadora que no se apercibe de la realidad’.

Petricor recuerda el olor a “tierra mojada”. “Es el nombre que recibe el olor que produce la lluvia al caer sobre suelos secos”.

Una palabra muy usada en los últimos años es resiliencia. Es ‘la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos’.

Serendipia es usada cuando alguien, por ejemplo, mete la mano en un saco colgado hace años en un armario y encuentra un billete. Es el ‘hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta’.

Claro que se puede escribir “haiga”, pero cuando se refiere a un automóvil de gran tamaño y ostentoso.

Y murciégalo era la forma original como se escribía murciélago, sino que con el tiempo varió y se aceptó. De tal forma, cuando aparezca algún “sabio”, puede apostarle y mirar luego en el diccionario.

Ficha de búsqueda
Por qué si se puede decir "haiga y murciégalo"
Nombre del artículo
Por qué si se puede decir "haiga y murciégalo"
Descripción
Existe un sinnúmero de palabras que ruedan en conversaciones, columnas o que, de pronto, se han dejado de usar pero que recobran vitalidad de un momento a otro.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo