Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Quién fue Carlos Muñoz, el actor a quien el papa le escribió para agradecer su actuación

Esta nota es apenas un resumen del inmenso talento de Carlitos por el que lo declararon como el mejor actor colombiano del Siglo XX, y del XXI hasta los primeros días del 2016.

El 11 de enero de 2016 murió el inigualable Carlos Muñoz, o mejor, “Carlitos” como le decían quienes lo detenían todos los días de su vida en la calle para que les diera su autógrafo, y los televidentes que admiraban en todos los hogares colombianos las talentosas actuaciones del mejor actor que ha tenido de Colombia.

Esta nota es apenas un resumen del inmenso talento de Carlitos por el que lo declararon como el mejor actor colombiano del Siglo XX, y del XXI hasta los primeros días del 2016. También es una manera de resaltar su inmensa calidad humana. No hay duda, su desaparición fue una inmensa pérdida para Colombia.

- Patrocinado -

Hoy es un día de enero propicio para recordar su brillante trayectoria que generó afectos de cariño y admiración en todos los hogares, porque él llegó a ser un integrante de las familias colombianas, sin distingo de clase: baja, media o alta. Carlos Muñoz fue universal para varias generaciones. Carlitos nunca tuvo enemigos, ni contradictores, aunque sí algunos ingratos que tal vez no toleraron su éxito y su independencia.

Nadie podrá recrear a los colombianos y alegrar sus vidas tanto, como lo hizo Carlos Muñoz, con sus personajes: “Adán Corona”, en “Pero sigo siendo el Rey”; “Pedro Camacho”, en “La Tía Julia y el Escribidor”; “Epifanio Del Cristo Martínez”, en “Caballo Viejo”; y “Oliverio Currea”, en “Amándote”. Y con muchos otros en la televisión y el teatro, donde hizo historia con su brillante monólogo en “La Fiaca”. 

Lo galardonaron en España con el “Premio Ondas”, por su novela “Caballo Viejo”. En China, en 1994, “Pero sigo siendo el Rey”, fue distinguida como “Mejor producción extranjera”. También lo premiaron por su actuación en la película italiana, “¡Più forte, ragazzi!”, (¡Más fuerte muchachos!), en la que actuó con los famosos actores Bud Spencer, Terence Hill, Robert Spafford, y Edward Mannix

Cuando “salvó” al clero colombiano y Juan Pablo II le escribió

Su actuación como “El Padre Pioquinto Quintero”, en “San Tropel”, emitida en  un momento bochornoso para el clero colombiano por el casi olvidado escándalo de la Caja Vocacional, hizo que su actuación en esa novela emitida por entonces, mostró la cara amable de un curita bueno, lo cual trascendió en el Vaticano, desde donde el Papa Juan pablo II, (hoy Santo), le envió una cálida carta de gratitud por el impacto de su personaje que devolvió imagen al clero, y de felicitación por su caracterización.

Covadonga Rivero Álvarez le escribió una carta desde España: “Don Carlos, muy señor mío; después de haberle visto muy recientemente en la preciosa serie ‘Caballo Viejo’, me atrevo a tratarle con más confianza y cariñosamente, pues he reído con sus genialidades y llorado con su buen hacer de gran actor, sabiduría, y ternura (…) Perdóneme el atrevimiento de dirigirme a usted, pero es que quería darle mi respetuoso saludo y mi sincera felicitación por permitirnos conocer las costumbres y la cultura de Colombia, su encantador país”: 

El Ministerio de Cultura lo galardonó en el año 2002, argumentando, que “durante más de cinco décadas ha dejado profunda huella en el imaginario colectivo colombiano, en la radio, el cine, el teatro y la televisión”. Sus telenovelas tuvieron éxito en Rusia, China, España, Rumania, y en otros países de Europa y Asia; también en los Estados Unidos, y en toda América latina.

Triunfó ante los grandes de México

Interpretó personajes de obras de los autores clásicos más destacados; de las tragedias griegas y del teatro universal. El periódico El Excelsior, expresó: “El exigente público de ‘Galerías Excelsior, la crema intelectual de la Ciudad de México, estalló antenoche en vivas y aplausos al actor colombiano Carlos Muñoz al terminar la función del nuevo Teatro de Cámara. Entre los asistentes estaban los novelistas Juan Rulfo, Rafael F. Muñoz, el director Álvaro Custodio, el poeta León Felipe, el crítico Miguel Guardia, miembros del cuerpo diplomático y altas personalidades mexicanas y otros personajes famosos”.

Su trayectoria como artista se vio fortalecida siendo protagonista de grandes telenovelas nacionales. Se destacó en actuaciones de teatro, y en comedias costumbristas como “Yo y Tú”, la más exitosa de nuestra TV en el siglo pasado.

Carlos Muñoz se ganó todos los premios que entregaron en Colombia desde mediados del Siglo XX, hasta su muerte; algunos de varias veces; y varios internacionales. Fue galardonado y condecorado por presidentes, embajadores, ministros, gobernadores, alcaldes y por todo tipo de instituciones.

No podría dejar de referirme a él sin destacar su alma y su corazón pleno de inmenso valor humano, por el que hoy lo recordamos quienes tuvimos el privilegio de haber compartido parte de su transitar en este mundo.

Carlitos partió exactamente hace cinco años, pero como dije, se quedó en el corazón de millones de colombianos con todo lo bueno que ofreció su vida: mucho talento, alegría, sinceridad, rectitud, sencillez, bondad, lealtad, y un hogar modelo que compartió con Luz Helena, Valentina, Juan Camilo, Manuela, Juan Diego, Camilo y Jonathan.

Él se distinguió como un hombre carente de egoísmos, fue vertical, y un verdadero amigo de sus amigos, entre quienes yo tuve el privilegio de compartir su gran amistad que duró 52 años, como él decía, “siendo más bien su hermano”.

Él mismo decía que eras un “gocetas empedernido”, y reía

Yo aprendí muchas cosas buenas de él, y recibí su permanente estímulo. Lo tuve como ejemplo de vida, por sus inmensas virtudes. Hubiéramos querido tener cerca por mucho tiempo más a ese ser humano que siempre cumplió sus compromisos del alma, de la amistad y del de honor, porque para él la palabra tenía tanto valor o más que el de un contrato y la virtud de que pensaba en los demás antes que él mismo, asumiendo obligaciones voluntariamente, porque le nacía servir a los demás.

Carlos amó y supo gozar la vida; él mismo decía que eras un “gocetas empedernido” y reía. Su calidad humana nos llegó al fondo del corazón a todos, a sus amigos, y los colombianos que lo conocieron bien en las innumerables entrevistas que le hicieron, por eso todos los extrañamos. Se fue con el honor de haber sido no solo el mejor actor de Colombia, sino también un gran esposo, padre, abuelo y ciudadano.

Su alegría fue contagiosa, sembraba optimismo por donde iba siempre sonriente, positivo, sensible, amable, generoso, y, sobre todo: ¡Siempre señor!, buen cristiano y ferviente amante de las celebraciones de la Navidad.

Una frase suya en mi libro, “Historias Humanas de Perros y gatos”, complementó el reflejo de su alma. Dijo: “Me pregunto, y tengo una respuesta que tal vez muchos seres humanos no han pensado: ¿Por qué la sangre de la inmensa mayoría de los seres vivos que habitamos la tierra, es roja? Entre nosotros y las mascotas hay cosas muy parecidas: el sentimiento, el amor, la lealtad, y hasta la sangre; es que ellas dan ejemplo de eso que tristemente les falta a muchos seres supuestamente humanos”.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes