Por Tatiana Salamanca

Llega a Colombia la primera exposición del artista colombiano Juan Acosta, más conocido como “El Care Barbie”. Este proyecto viene cargado de sátira y modismos colombianos vs la estética norteamericana.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo

Datéate: ¿Cómo nació el apodo “Care Barbie”?
Juan Acosta: El Care Barbie es un apodo que me tenían mis amigos por ser care lindo, empecé a firmar todo lo que hacía con ese seudónimo y así se quedó.

¿Hace cuánto venía cocinando la idea de hacer País de Barbies y cómo fue la experiencia de retratar esos modismos colombianos vs la estética norteamericana, siendo usted colombiano, pero viviendo en EE. UU?

Empecé a hacer la obra de País de Barbies hace un año. El proyecto nació de mi nostalgia por Colombia después de haberme mudado a los Estados Unidos. Mi experiencia fue catártica al estar lejos de mi país natal, tuve que emprender una búsqueda de mi identidad como latino y como colombiano. En las imágenes de País de Barbies quise plasmar mis recuerdos sobre Colombia, nuestra forma de utilizar el lenguaje y las cosas que nos hacen colombianos.

¿Por qué le puso ese título País de Barbies?

Hace alusión al movimiento brasileño de Barbie e Ken Cidadãos de Bem que luego tuvo acogida en Colombia. Quise darle este nombre al proyecto por su gran contenido crítico, social e irónico.

Se puede decir que su sello es el color rosado y afirma que este es un color suave y delicado ¿a qué hace alusión en su muestra artística?

El color rosado es el color de las Barbies, también escogí este color porque tradicionalmente es un color femenino y me interesa explorar el shock que produce representar la identidad colombiana con este color en un país tan machista.

¿Cuánto tiempo le tomó la realización de estas piezas?

Las piezas las realice en un año. Actualmente en la exposición están en exhibición 16 piezas que provienen de una colección de alrededor de 70 creaciones, número que crece constantemente.

La artista Bárbara Kruger ¿qué tanto ha influido a lo largo de su carrera? ya que ella, es una de las mayores exponentes de sátira conceptual de los últimos tiempos y usted ha reconocido que se inspira a través de sus trabajos.

Siempre he admirado la práctica artística de Bárbara Kruger y ella es un referente específico para País de Barbies. Esto se ve reflejado en el contenido conceptual de mi obra, el uso del lenguaje y su significado.

Este collage digital contrasta la cultura popular colombiana con la marca Supreme ¿por qué decidió hacerlo de este modo y por qué precisamente con esta marca?

Me pareció muy interesante como aparecieron camisetas al estilo Supreme en Colombia, que tenían jergas y modismos colombianos en lugar del nombre de la marca. El sincretismo entre la estética norteamericana y lo criollo nos revela lo absurdo de la cultura global impuesta sobre nosotros como colombianos. En País de Barbies yo quise llevar esta iniciativa un paso más allá al añadir personajes colombianos y explorar su relación con la cultura y el lenguaje. El collage digital resultó ser la manera más eficiente de plasmar estas ideas, por su versatilidad a la hora de apropiarse de imágenes y personajes.

Usted ha despertado conversaciones políticas por su fuerte contenido crítico y humorístico en sus diferentes obras, ¿por qué le apuesta, a través del periodismo alternativo y la sátira, a un despertar sobre la mentalidad superficial?

Pienso que la sátira y el humor son la manera más efectiva de conectarse con las personas del común, los discursos solemnes dejémoslos para los políticos. Le apuesto a la sátira y al humor porque la risa que produce tiene una gran capacidad de distensión para temas difíciles y de suavizar posiciones políticas. En un país como Colombia, donde se asesinan personas por sus ideas, es muy importante que exista y se ejerza la libertad de expresión y en ese sentido, es saludable que exista el humor político. El arte tiene la capacidad de despertar nuestra conciencia y de esta manera despertarnos de una mentalidad superficial.

¿Por qué en su trabajo quiere destacar, mediante el humor, la paradoja que existe entre la cultura autóctona colombiana y la cultura impuesta por el mercado global en Colombia?

Pienso que mostrar esta paradoja es un importante. Primero para que exista un reconocimiento y una construcción de la identidad y cultura colombiana. La globalización y las tendencias de consumo que son impuestas a los colombianos, son abrasivas para nuestra cultura tan diversa. La apropiación de la marca Supreme para expresar con nuestra jerga la identidad colombiana. Es una forma de transgredir este mercado global impuesto.

Le puede interesar: La comedia que relata cómo los homosexuales se apoderarán del mundo

En su trabajo vemos imágenes de dirigentes políticos, deportistas, personalidades del entretenimiento conocidas y otras personas reconocidas por sus “descaches” ¿Por qué escogió estos personajes?

Escogí estos personajes por la relación que tienen con la historia colombiana. Independientemente de sus descaches o triunfos. Mi propósito al escogerlos es explorar la relación que existe entre estos personajes, la cultura colombiana y su jerga.

Finalmente, ¿qué es lo próximo que viene para Juan Acosta? ¿Se aproximan nuevos proyectos?

Estoy trabajando en una exposición conjunta con diferentes artistas colombianos: Juegas siempre, Erre y Toxicómano sobre inmigración y la frontera estadounidense. La exposición se llamará Build Bridges Paint Walls y estará en la galería Art at The Rendon en Los Ángeles en mayo de 2019.

La exposición estará abierta al público de forma gratuita hasta el 21 de marzo en el horario de 11 de la mañana a 6 de la tarde en Street Lynx Bogotá calle 18 # 4-94.

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo