Por Daniel Felipe Otálvaro Ramírez

El pasado 15 de mayo se hizo pública la renuncia de Néstor Humberto Martínez a su cargo de Fiscal General de la Nación y desde aquel entonces se ha dilatado el proceso de elección de su remplazo tanto la Corte Suprema de Justicia, como en la Presidencia de la República.

Feliz Navidad y venturoso 2020 les desea UNIMINUTO Radio

La crisis en la Fiscalía inició en noviembre del año pasado, con el debate sobre Odebrecht citado en el Capitolio Nacional por el senador Jorge Enrique Robledo, el cual argumentaba que Martínez Neira se debía declarar impedido para continuar con las investigaciones sobre los sobornos que la constructora brasilera pagó para que se le adjudicaran las obras de infraestructura vial Ruta del Sol II. El principal argumento del congresista era que el entonces Fiscal sabía de las coimas que se le dieron  a funcionarios del Estado, compulsando los videos que había dejado a la periodista Cecilia Orozco el  excontroller  de Corficolombiana Jorge Enrique Pizano (Q.E.P.D), los cuales registraban los momentos en los que se le informaba a Néstor Humberto Martínez de estos hechos ilícitos en 2012, tres años antes de salir elegido Fiscal, recordemos que para ese momento fungía como abogado del Grupo AVAL entidad socia de Odebrecht y propiedad de la organización Sarmiento Angulo.

Néstor Humberto Martínez pasó el debate en el Congreso, pero cinco meses después llegó el hecho que detonó la crisis en la entidad investigativa. Tras conocerse la decisión de la Jurisdicción Especial para la Paz de negar la extradición de alias Jesús Santrich, Martínez Neira presentó su renuncia irrevocable de su cargo a la sala plena de la Corte Suprema de Justicia, quedando como fiscal encargado Fabio Espitia.

El 21 de mayo, seis días después de la renuncia, el Jefe de Estado derogó el decreto 450 de 2016, que establecía una convocatoria pública para ocupar la vacante de Fiscal General, procedimiento que pretendía darle trasparencia a la selección, ideado por su antecesor Juan Manuel Santos.

Por esos días se rumoraba que la jurista Margarita Cabello Blanco encabezaría la terna que Duque presentaría a la sala plena de la CSJ, pero todo terminó con su nombramiento como ministra de justicia. Paralelamente el presidente decidió no pasar su lista de legibles hasta que la Corte no resuelva la crisis en la que se encuentra.

El proceso en el alto tribunal no camina, debido a la ausencia de magistrados. No se han elegido los reemplazos de los exmagistrados de la Sala Penal José Luis Barceló y Fernando Castro Caballero. Tampoco los de Jorge Mauricio Burgos y Luis Gabriel Miranda en la Sala Laboral, ni el de la exmagistrada de la Sala Civil Margarita Cabello que se unió a la cartera ministerial, sin contar que en los próximos días se vaya, por periodo cumplido, el magistrado Rigoberto Echeverri.

Los togados no se han puesto de acuerdo en sus votaciones para elegir sus compañeros, de acuerdo con el cronograma, faltan tres salas plenas para finiquitar el año, el 12 y 21 de noviembre y la última sala del año está programada para el cinco de diciembre. Lo que se puede concluir es que llegará el 2020 y la Fiscalía seguirá en manos de Fabio Espitia, un subalterno de Néstor Humberto Martínez.

Ficha de búsqueda
Una crisis para Fiscal
Nombre del artículo
Una crisis para Fiscal
Descripción
La crisis en la Fiscalía inició en noviembre del año pasado, con el debate sobre Odebrecht citado en el Capitolio Nacional por el senador Jorge Enrique Robledo, el cual argumentaba que Martínez Neira se debía declarar impedido para continuar con las investigaciones sobre los sobornos que la constructora brasilera pagó para que se le adjudicaran las obras de infraestructura vial Ruta del Sol II.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo