Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Una utopía de sueños, sacrificios y logros. 

Nació con un balón entre los pies. Caminó a los 20 meses, cuando se lanzó detrás de una pelota de caucho.

Por: Cristian Stiven González

Se llama Jersson González, es bogotano, de 19 años. Actual extremo de independiente Santa Fe.

- Patrocinado -

Hijo menor de Elián González y Janeth Niño, que lo bautizaron con el nombre de Jersson en homenaje a Jersson Gonzalez, jugador e ídolo del América de Cali.

Tiene un hermano mayor, Cristian, con quien empezó este sueño. Ya que, empezaron a jugar al mismo tiempo al fútbol. Pero por diferentes infortunios a corta edad abandonó este deporte.

Muchos niños sueñan con llegar a primera división, pero existen sacrificios para ser futbolista profesional y el camino hacia el éxito rara vez es fácil, siempre hay baches y problemas que se interponen en el camino.

Desde pequeño, ya se notaban sus habilidades con el balón. Fue ahí en donde el papá de este pequeño soñador lo llevaría cada fin de semana a diferentes equipos invirtiendo tiempo y dinero, que para ese entonces era escaso.

Así pasaron 6 meses de rechazo en rechazo, de humillación en humillación y de mucha discriminación social. Algo que marco mucho a este niño que acababa de cumplir 7 años.

Sus padres, estaban algo angustiados por la crianza y atención de sus hijos, sabían que no podían pagar una escuela de formación por lo costosa.

Ellos eran dos personas que trabajaban de lunes a viernes, ejerciendo labores humildes y con poca remuneración salarial. Por esto mismo no se le presentaba la atención necesaria a Jersson y Cristian. La situación en su hogar era muy complicada por lo que los dos hermanos se la pasaban la mayor parte del tiempo en la calle jugando al fútbol.

Luego de tanto sacrificio apareció una luz al final del túnel…

Un señor lo vio jugar un día solo en un parque en la localidad de Bosa el recreo, un parque cerca a la casa de Jersson, y lo llamó para llevarlo a jugar a una pequeña escuela al norte de la ciudad de Bogotá. Algo que lleno a este niño de mucha alegría.

Lo que lo llevaría a pisar su primer equipo que en ese entonces se llamaba Inter de Bogotá.

Una escuela modesta, humilde y tal vez sin mucho reconocimiento.

Pero la única que le abrió las puertas en ese entonces a un niño de tan solo 8 años que había sido rechazado por muchos equipos por su pequeña estatura. A partir de este momento, la afición de Jersson se convertiría en una pasión desenfrenada.

Fotografía: Autoría propia (Cristian González)

Ubicada en Cedritos (calle 146); Jersson partía con su hermano todos los días luego de salir del colegio, pero a veces no había dinero para el transporte, para la comida, para los uniformes, no había para muchas cosas. Pero Elián y Janeth conseguían esto a toda costa para la diversión y el sueño de sus hijos.
En ese entonces los hermanos no sabían de donde salía el dinero para todos estos gastos, algo que hoy en día ese pequeño soñador se los devuelve, y con creces.

El pequeño intentaba jugar en todos los partidos, sin importar si se trataba de un amistoso o una competencia entre clubes infantiles. Lo importante para Jersson era estar en el terreno y jugar lo mejor posible. Sin embargo, esa perseverancia que desplegaba en el campo de fútbol, no se apreciaba en otras esferas de su vida, así que los problemas no tardaron en aparecer.

Pero el niño que se apasionaba por el fútbol y lo daba todo en el campo, no mostraba esa misma concentración y capacidad en la escuela. En el colegio era muy tranquilo, era un desastre en los estudios, por lo que siempre sacaba pésimos resultados.

Algo que por la cual su familia lo vetara por 2 meses sin entrenar, para que así también diera un poco más de empeño y compromiso al estudio.

Al volver a su escuela a entrenar, se le veía desesperado por correr atrás de un balón, amagar, caerse, levantarse, cabecear y anotar goles.

El fútbol pronto llegó a ser tan importante como el aire que respiraba. Jersson practicaba día tras día, saltando excursiones con sus amigos para entrenar en casa antes de un juego. El deporte lo hizo inexplicablemente feliz y motivado.

Algo llamativo, es que, su madre Janeth, todos los fines de semana se levantaba a las 3am a preparar comida, alistar uniformes, porque desde el año 2009, empezaba la cuenta regresiva para que Jersson cumpliera su sueño.

La distancia siempre era demasiada, pues de Bosa hasta las canchas la Morena, ubicadas en la calle 222 siempre tomaba de 2 a 3 horas en llegar.

En inter jugaba hasta tres partidos al día, con hasta jugadores dos años mayores a su categoría. Desde muy pequeño en Bogotá ya se hablaba de este jugador que con tan solo 13 años ya era un crack para el futbol.

Fue en el año 2014 cuando viajó a Argentina con su equipo para disputar un torneo internacional en donde quedaron subcampeones. Pero que ya el nombre de Jersson sonara en argentina con grandes reconocimientos, era algo único e inolvidable.

Al volver a Colombia, jugó por dos meses más en Inter de Bogotá, de donde Jersson salió muy agradecido y más maduro. Porque fue esta la primera escuela en su carrera, la primera institución que creyó en él, la primera que puso en alto el nombre de Jersson González.

Luego, al destacar en el campo, el mánager de Independiente Santa Fe lo vio jugar y terminó por ficharlo con tan solo 14 años. En esa institución siguió mejorando, con mucho entrenamiento y dedicación. Empezó muy bien su carrera en las inferiores del equipo cardenal, la acoplación con sus nuevos compañeros fue inmediata. En donde estuvo en las categorías Sub-15, Sub-17 y Sub-20.
Ganó infinidad de cosas como canterano, muchos reconocimientos a nivel nacional e internacional cuando viajo a Suecia para disputar un mundial de clubes.

En el año 2018, Este joven tuvo la experiencia de jugar con nada más y nada menos que con Ronaldinho. Algo que cualquier persona en el mundo quisiera hacerlo.

Se le pregunto a Jersson, ¿Cómo fue esa experiencia de jugar al lado de Ronaldinho?
Esto respondió:

Jersson González: Fue muy lindo, porque ese era uno de mis sueños. Cuando me dijeron que Ronaldinho iba a venir y que su despedida iba a ser acá y que yo iba a ser parte de eso, ¡wow! no me las creía hasta el día que pasó, cuando lo tenía de frente y me abrazó. Fue algo muy hermoso, ver a esa persona que tú tanto sueñas y que ha ganado de todo.

A propósito, mi mami, de cumpleaños, me regaló el cuadro enmarcado de la foto con él, entonces, todos los días lo veo y es algo muy lindo.

Fotografía: Independiente Santa fe

A mitad del año 2019, el jugador estuvo a punto de firmar un contrato profesional, pero se lesiona de gravedad, llevándolo al quirófano por una fractura en su hombro derecho.  Esta recuperación fue dolorosa, pues un joven en ese entonces de 18 años estaba en el momento de definir su futuro como jugador. Si a final de cuentas por esta lesión a Jersson se le iba a frustrar su sueño. Pero no, se levantó con más ganas de seguir adelante. Y, con una recuperación que duraba 7 meses, Jersson volvió a las canchas a los 3 meses de ser operado.


Algo que para el doctor era asombroso. Nunca había visto una recuperación tan rápida en este tipo de lesiones.

Fotografía: Independiente Santa Fe

Comenzando el año 2020, el canterano estaba de nuevo a punto para lo que la vida le tenía preparado para ese nuevo año futbolístico.

Harold Rivera, técnico cardenal en ese entonces, llama a Jersson para hacer pretemporada con la nómina profesional.

A comienzos de ese año fue incluido en el equipo para el torneo ESPN, en donde jugó sus primeros minutos de forma no oficial contra el Deportivo Cali.

El martes 15 de septiembre de 2020, Jersson vivió uno de sus mejores cumpleaños. Llegó a los 19 años en la concentración de la Selección Colombia Sub-20, en su primer llamado a un microciclo de Arturo Reyes; además, sabía que ya estaba en el listado de jugadores de Independiente Santa Fe que viajarán a Pereira, para el reinicio de la Liga 2020 y tratar de debutar en el fútbol profesional colombiano, en partido de la 9ª fecha.

Jersson entró a los 66 minutos de juego en lugar de Luis Manuel Seijas. Aunque casi siempre ha jugado como extremo, el DT le pidió que estuviera cerca al área. A los 15 minutos de haber entrado (81’), cabeceó un balón que venía desde la derecha, centrado por Carlos Mario Arboleda, y anotó su primer gol, para darle el triunfo al equipo cardenal.

Fotografía: Independiente Santa Fe

El niño que alguna vez fue demasiado pequeño para jugar al fútbol, ahora es un jugador profesional reconocido, el cuarto jugador joven más costoso de Colombia, jugador con presente y futuro a nivel nacional e internacional. Pero sobre todas las cosas es persona, es humilde, es consciente y mayormente es alguien agradecido.

“Tienes que luchar para alcanzar tu sueño. Te tienes que sacrificar y trabajar duro por ello”

Jersson González.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes