FOTOGRAFÍA DE UNITED NATIONS CLIMATE CHANGE CONFERENCE

No valió nada, ni protestas, ni las criticas y alertas de Greta Thunberg, o las charlas de actores como Harrison Ford, si el mal ejemplo del presidente de Estados Unidos y los bloqueos de Brasil, Australia, Arabia Saudita y Rusia que lograron de alguna manera hacer fracasar la reunión mundial.

Algunos dirán que algo se logró, pero en este momento histórico de la humanidad el tiempo corre en nuestra contra, y no precisamente para las personas mayores, que en su mayoría administran las políticas e imperios petroleros y petroquímicos que son los dueños del mundo y generadores de buena parte de sus realidades. Aquí el tema es de los jóvenes y de los que están naciendo porque tendrán que vivir este desastre.

Las tecnologías están dadas, energía eólica, solar y la movilidad eléctrica son una realidad que ya está presente en muchos países, aún así los objetivos individuales de cada estado, acordados en París en 2015, son demasiado flojos como para provocar un cambio profundo y verdadero y que se vió en la reunión de Madrid.

Se repiten viejas políticas de desarrollo inyectando dinero de los ricos países del norte hacia el sur, para impulsar la construcción de tecnologías amigables con el medioambiente. La realidad es otra, siguen construyendo represas que han demostrado el daño ambiental tan gigantesco que ocasionan y claro, la maquinaria para ponerlas a funcionar ya sabemos de donde provienen.

Aún así las energías eólica y solar en el caso de Alemania han pasado de casi no existir a ser los principales generadores. Las grandes inversiones ya no se van al carbón y en las hidroeléctricas.

En el caso de nuestra América la visión es patética. Brasil con Bolsonaro sigue en su idea de convertir la selva en tierras de cultivo, de una industria que a demostrado generar un caos ambiental muy grave y casi siempre irrecuperable. Parece como si no existiera futuro, solo un presente que hay que consumir de manera inmediata y monetizar para llenar las fortunas, no precisamente de las brasileños y del resto de países del continente. Destrozar la selva es atentar con todo el ciclo de lluvia, la riqueza natural de Los Andes y los demás ecosistemas que viven entrelazados. Cada atentado a la selva, sus ríos y fauna es un punto menos de sobrevivencia en el futuro próximo.

No cesaran las voces que claman, tampoco el silencio de los dueños del mundo y su sistema de producción energético, industrial, de comercio y de la idea de una sociedad que cada vez se descuaderna más. NO cambiar de rumbo nos llevará a la crisis que tanto han anunciado en diversas formas la ciencia. La falta de recursos para la vida, de no futuro, de miseria ambiental hará necesaria la presencia de nuevas guerras manejadas quizás desde la inteligencia artificial, pero con victimas humanas.

Queda un camino posible, que solo y únicamente lo pueden hacer los ciudadanos del planeta, cambiar nuestras formas de consumo, dar un mejor uso de los recursos energéticos, dejar de derrochar y desperdiciar tantas cosas, entre ellas alimentos.

En el caso de las ciudades, el mejor transporte la bicicleta, pero hay que aprender a usarla con diligencia y prudencia para no dar motivos a la administración de controles que terminarán desmotivando a los usuarios. En casa se pueden usar celdas solares y luces lead para la iluminación de habitaciones y así bajar el consumo de la red, y no es necesario una super instalación. El agua es valiosa, no se puede perder en duchas interminables, que entre otras usa gas o electricidad para tibiar el precioso líquido.

Evitar comprar cosas innecesarias. Hoy no se justifica tener un smartv en cada habitación del lugar en el que vivimos y con los computadores, podemos usar software libre, que es útil, práctico, eficiente y optimiza los computadores dándoles mayor durabilidad.

Y lo de las bolsas y productos de plástico, recuerde son petroquímicos, los dueños del poder en el mundo. Ellos han amarrado todo a su negocio y no es que sean tecnologías siniestras, es que el mundo se transforma, las necesidades son otras y el cambio climático nos llegó a la puerta de nuestras vidas. Es nuestra decisión, no la de los políticos, economistas, financieros, abogados e industriales, ellos siguen en el diseño económico y social de hace dos siglos que condenan al planeta a la miseria y la sociedad con ella. De usted depende lograr un cambio, de lo contrario la ciencia nos ha dicho lo que se nos viene encima.

Si quiere conocer más datos de esta realidad visite el siguiente link: https://news.un.org/es/story/2019/09/1462482

Ficha de búsqueda
Una vez más lo lograron los poderosos sobre la ciencia y la razón. COP 25
Nombre del artículo
Una vez más lo lograron los poderosos sobre la ciencia y la razón. COP 25
Descripción
Terminó la reunión mundial sobre el Cambio Climático, la cita de la COP 25, los resultados muy pobres, las esperanzas de cambios urgentes que pide la ciencia y las personas quedaron postergadas y el tiempo esta corriendo en contra nuestra.¿Qué hacer? Quizás un cambio de actitud.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo