El senador Iván Cepeda criticó duramente el actual gobierno del presidente Iván Duque Márquez, defendió la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y lamentó el accionar de Seuxis Paucias Hernández, alias ‘Jesús Santrich’.

En entrevista con este medio, el legislador se refirió además de la imagen falsa en redes sociales que compartió sobre Nairo Quintana y los líderes sociales. También aseguró que a la JEP hay que dejarla trabajar y adelantó una parte de un proyecto de ley que crea un servicio alternativo al militar.

UNIMINUTO Radio: El semanario ‘The Economist’ calificó el primer año de gestión del presidente Iván Duque como ‘improductivo’, señalando falta de gobernabilidad y pocas iniciativas legislativas aprobadas. ¿Qué opinión le merece el artículo?, ¿cree que hay más puntos negativos que puedan llevar a calificar dicha gestión como mala?

Iván Cepeda: Bueno, yo creo que lo que dice esa prestigiosa publicación es plenamente coincidente con la realidad. Todo muestra que el primer año de gobierno del presidente Iván Duque ha sido realmente estéril en muchos campos, pero no solamente eso, no es solo es improductivo, sino que, además, diría que las políticas esenciales han sido contraproducentes y me voy a referir simplemente a dos de ellas: una es el hecho que en materia de paz no se han producido avances esenciales y, por el contrario, quienes defendemos el proceso de paz, hemos tenido que hacer inmensos esfuerzos para lograr que no haya una involución en este campo, me refiero a que parte de nuestro tiempo en el congreso se nos fue en discutir las famosas objeciones presidenciales a la Jurisdicción Especial para la Paz, pero también en proteger a los líderes sociales, frente a los cuales no hay políticas serias en el reclamo que no se está implementando el punto número uno del acuerdo.

Igualmente, si bien es cierto que el ELN ha cometido hechos supremamente cruentos y lamentables, pues también se ha cerrado la puerta totalmente a un proceso de diálogo.

Ahora, como si esto fuera poco, también ha habido que emplear muchos esfuerzos en denunciar asuntos como el eventual resurgimiento de los mal llamados falsos positivos, los hechos de corrupción en el ejército, situaciones en las que aparecen signos y evidencias de volver a las interceptaciones ilegales, en fin, una reedición de políticas nefastas que ya se conocieron en el pasado, así que por supuesto y en ese sentido, el balance del actual gobierno ha de ser absolutamente negativo y está en rojo, es un saldo en rojo.

Se desconoce el paradero de Jesús Santrich, se emitió circular roja de la Interpol y las autoridades colombianas están es su búsqueda, sin embargo hay polémica porque se siguen emitiendo los pagos como senador, ¿cree que se está haciendo lo correcto en este caso?

IC: Hay que decir que el proceder de Santrich fue profundamente decepcionante y fue realmente una falta al proceso de paz, un incumplimiento de sus deberes, a las víctimas y a su propia organización política. Por supuesto aquí se van a producir y de hecho ya se están produciendo decisiones, decisiones en la JEP, decisiones en la justicia ordinaria y seguramente también habrá decisiones administrativas con relación al hecho puntual que no pueda, en este caso, seguir recibiendo su salario e incluso su pérdida de investidura, pero bueno, esos son asuntos que tienen un procedimiento en Colombia, a veces son lentos, pero creo que esa es una situación inexorable.

La JEP ha atravesado duras crisis en su imagen y credibilidad, justamente uno de los casos de más controversia ha sido el de Jesús Santrich, ¿cambiaría algo en esta jurisdicción?, ¿cree que así está funcionando bien?

IC: La Jurisdicción Especial para la Paz ha tenido un proceso difícil y no porque sea un organismo en crisis de legitimidad, todo lo contrario, las encuestas que se han realizado, entre ellas, las encuestas del Centro Nacional de Consultoría, muestran que la JEP es la institución judicial que tiene la mejor imagen en Colombia. Más del 40% de las personas que han sido entrevistadas aseveran tener una posición favorable a la JEP, más bien lo que creo es que hay una campaña por intentar dar la imagen de que esta es una institución en riesgo y además de eso sin legitimidad, ahora, ¿quiénes hacen esa campaña? Pues, por supuesto, los que temen la acción de la JEP.

Así que yo creo que lo único que habría qué hacer con la JEP es dejarla trabajar y dejar de intentar seguir modificando su estructura y sus funciones, que es lo que quieren precisamente los enemigos del proceso de paz y los amigos de la impunidad de los crímenes de lesa humanidad.

¿Qué proyectos vienen o tiene en mente? 

IC:  Yo he presentado una cantidad importante de proyectos de ley, entre ellos, un proyecto que atañe a la mujer rural, a sus derechos como parte del desarrollo de los acuerdos de paz.

Otro proyecto que crea el servicio alternativo para la paz como un servicio alternativo al servicio militar obligatorio y otros proyectos que tienen que ver con el desarrollo de los acuerdos, incluso, la bancada alternativa y una alianza que tenemos con relación a un nuevo enfoque sobre los problemas del narcotráfico, pues ahí también hemos impulsado varias iniciativas.

Voy a realizar control político sobre varios temas, entre ellos, sobre el proceso de paz y en ese eje de asuntos estará mi trabajo durante los próximos meses en el Congreso.

Hace dos semanas Nairo Quintana ganó una de las etapas del Tour de Francia y usted publicó en su cuenta de Twitter una imagen con unas supuestas declaraciones de Quintana, sin embargo, se generó una polémica porque además de ser declaraciones falsas, supuestamente se quiso ‘politizar’ el deporte. ¿Qué fue lo que pasó?

IC: A eso no le daría ninguna importancia realmente. Fui víctima de una falsa noticia que supuestamente había aparecido en una publicación muy importante, diciendo que al concluir una de las etapas del Tour de Francia, el ciclista Nairo Quintana le había dedicado su triunfo a los líderes sociales y de una manera un poco ingenua reproduje esa información en mi cuenta, pero por supuesto, sin ninguna intención de hacer un uso político y creo que estar orgullosos de los líderes sociales colombianos que están asesinando, hacer cualquier acción para que se acabe esa atrocidad no es politizar nada, sino, sencillamente, cumplir con un deber cívico.