Foto: Fiscalia

Entre la última semana de marzo y la primera de abril se llevó a cabo un operativo conjunto entre la Fiscalía, la Policía y el Ejército en al menos 17 zonas del territorio nacional, para desarticular organizaciones dedicadas a la distribución de marihuana, éxtasis y cocaína, entre otros productos ilegales.

En envolturas, filtros saborizados para tabaco y hasta hamburguesas, camuflaban estupefacientes que eran distribuidos y comercializados en centros estudiantiles de todo el país.

Según información de la Fiscalía, se realizaron 266 diligencias de registro y 18 allanamientos en los departamentos de Santander, Tolima, Bolívar, Risaralda, Boyacá, Quindío y Atlántico, en las que además de las incautaciones, fueron detenidas 328 personas entre las que figuran vinculados al ELN y a las disidencias de las FARC.

Evento patrocinadoInscripciones

El método que más llamó la atención de las autoridades fue detectado en Atlántico, donde lo jíbaros empacaban cocaína en papeletas que simulaban contener sal, que eran enviadas a domicilio como parte de “combos de hamburguesas” precisamente para no levantar sospechas.

En el operativo se desarticuló una organización que delinquía durante más de 10 años en una zona del centro Bogotá conocida como “La Pola”, dicha organización frecuentaba sectores de zonas estudiantiles. La banda delinquía en inmediaciones de la Universidad de Los Andes y en las localidades de Santafé, La Candelaria y Teusaquillo.

Entre los capturados está su líder, identificado como Héctor Jaime Espinosa Vélez, alias “James”, además vinculado al atentado del ELN en enero contra la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, al sur de Bogotá, en la que fallecieron 22 personas y 65 resultaron heridas.