Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

La Mansión Winchester y los caídos por las armas

La Mansión Winchester, hogar de Sarah Winchester, posee un sin fin de mitos, el más famoso es la aparición de fantasmas por una maldición.

La Mansión Winchester fue construida en 1884, su principal característica es la arquitectura de la época victoriana, tiene siete pisos y es una construcción bastante atípica.

En las voces de:
Alejandra Rodríguez, Lorena Rodríguez, Tiffany Duque y Angélica Suárez.

Tiene en el interior 160 habitaciones, 467 puertas, 6 amplias cocinas, 52 tragaluces, 47 chimeneas y 2 salones de baile, se sabe que uno está sin terminar.

- Patrocinado -


La Mansión Winchester famosa por las excentricidades, posee escaleras que no llevan a ninguna parte, además tiene puertas grandes y pequeñas que al abrirlas llevan a paredes o vacíos.

Tiffany Company fue la compañía encargada de crear y decorar las vidrieras. En una de las ventanas, está la famosa araña, diseño favorito de Sarah Winchester.

Tiffany, también diseñó una segunda ventana en la que cuando entraba la luz del sol sobre los cristales prismáticos, se obtienía un arco iris proyectado en la habitación.

Sin embargo, tiempo después la ventana fue cubierta por un muro que impidió el paso de la luz.  

Rifles Winchester

Sarah Winchester quedó viuda luego de 20 años de matrimonio y también perdió a su hija de 15 años, que era la única del matrimonio, lo que la consumió en un total miedo a causa de la soledad.

Ella creía que, al heredar la empresa de su esposo, la compañía de rifles Winchester, cargaría con una maldición el resto de su vida.

Pues decía que todos los espíritus de las personas que habían sido asesinadas con ese tipo de rifle iban hasta su mansión para atacarla.

Por lo que, en su obsesión, su salida fue consultar una médium.

Sin embargo, además de los consejos de la espiritista, hay varias hipótesis respecto a la extraña construcción de esta mansión y otras tantas curiosidades.

Por ejemplo, al parecer, Sarah tenía una cierta obsesión con el número trece, este se repetía en el número de cúpulas del invernadero, el número de paneles de cristal de las ventanas o el de las paredes de madera.

Los tramos de muchas escaleras eran de trece escalones o el número de candelabros en algunas habitaciones eran trece.

Probablemente sólo era otra de sus tantas supersticiones… 

¡Bienvenidos!, recuerden que pueden escuchar todos nuestros Podcast AQUÍ.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes