Imagen tomada por los integrantes de Ondas En La U

Los estudiantes también enfrentan miedo antes y durante el estudio.

Los miedos están presentes en todos los tiempos y en todos los casos, y en esta ocasión toca a los estudiantes en todas las modalidades de aprendizaje, desde el primer grado hasta maestrías o doctorados.  ¿quién no le tiene miedo a algún profesor que sea “rajón”? o a quien no le da miedo sacarse cero en un examen o bloquearse en el mismo? todo esto hace parte de miedos que tienen los estudiantes durante su paso por el aprendizaje y resultan conviviendo a diario con estos fenómenos fuera de los normal.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo
En las voces de:
Viviana Clavijo, Jenny Barrera, Salvador Quiroga, Alejandro Garzón y Leonardo Sierra.

Dentro de nuestra cultura colombiana también encontramos miedos con los mitos y leyendas que contiene cada región, historias que pasan de generación en generación, contadas por los más veteranos de la familia “los abuelos” en donde se reúne a los nietos, contando historias como lo son; el guando, el ánima sola, la patasola, la llorona, el hombre caimán, el patas y entre otras historias más, en donde el miedo que se produce al escuchar esas historias se convierte en aguantarse las ganas de ir al baño por miedo a la oscuridad.

En nuestra capital, dentro de algunas universidades también existen historias que hacen que la piel se erice y el corazón quiera salirse de su lugar habitual ya que las palpitaciones por el miedo hacen que se tripliquen, como lo es el caso de la universidad del rosario, donde existen testimonios de empleados que dicen que en horarios nocturnos aseguran haber presenciado extraños sucesos.

Hay más fenómenos de miedo, pero no hay que confundir fantasma con Poltergeist, ya que hay mucha confusión entre ambos términos. La principal diferencia entre ambos es que un fantasma es un ente y un poltergeist es una perturbación causada por un ente, siendo este ente, normalmente, una persona viva.

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo