Cristian León es Director de Nacho Estéreo.

Por José Sánchez

Los estudiantes de Fe y Alegría se alegran al ver al joven, el director de Nacho Estéreo, la emisora del colegio; “No la rocola, la emisora”, como le dice León. Este estudiante inició su participación en el aula, un espacio que para él es para pasarla bueno con compañeros, jugar, reír a borbotones y hacer las cosas bien, como se lo recuerda su madre: “Si vas hacer algo Cristian, hazlo bien”. La construcción de una huerta para el colegio fue el primer paso, un proyecto de agricultura urbana en pro de la formación de líderes ambientales promovido por la Alcaldía de Bosa, Colciencias y la profesora Kelly Cortés, que, en compañía de sus estudiantes, entre esos León, apoyaban los procesos del sector agricultor de Bosa, ya que para el 2011, año en que funcionaba el proyecto, la localidad aún era un sector lleno de zonas verdes, potenciales para la siembra. “Eran cultivados productos como calabazas, cebollas, zanahorias, entre otros, que eran vendidos, regalados o donados a los vecinos. El proyecto terminó pronto pero aún se conservaba la huerta”, menciona Cristian.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo

“Para mí el agro significó mucho en mi época de colegio, recuerdo el año en que cambió mi noción de ser estudiante, yo sabía que el país debía transformarse; me pregunté cuál era el papel de la sociedad, fue el paro agrario el que me despertó, le sucedió primero a la institución educativa, después a los estudiantes y luego al barrio”. León revive el periodo más indignante para el país en el mandato del gobierno de Santos, la apertura del TLC en Colombia, de esta manera como lo evoca este estudiante popular, tomó el arma de la prole en su momento, un instrumento que hiperboliza el hambre en las luchas de lo popular, la cacerola, el instrumento que, como lo dice León, acompañó las marchas del paro agrario y la tristeza tras el 970.

En medio del enfrentamiento de lo rural y lo económico con hambre, sed y falta de juego llega un nuevo vecino al barrio San Miguel. Nacho, como fue bautizado a falta de agua y de finos paños, se infiltró en el colegio, que con constantes jadeos cambió sus fuertes ladridos por batir de cola, dejó de lamer la basura de las esquinas por consumir golosinas, empanadas y pan e inició su nuevo hogar en un colegio distrital de Bogotá.

Pareciese una fábula, pero este personaje fue adoptado por los estudiantes y la administración del colegio y a falta de nombre, entró por la puerta de un salón de un metro por uno y medio, donde León en compañía de sus compañeros iniciaban un estilo de comunicación popular para estudiantes, donde la voz de todos se escuchará. La emisora como sucedía en esa época dejaba de reproducir ritmos y voces de modas por las voces de los indignados. Así nació el 29 de agosto del 2013, formalmente, Nacho Estéreo.

Por unanimidad y casi por w todo el colegio lo eligió personero en 2014. Afrontó una responsabilidad que no todos los jóvenes asumen con la connotación política con que se debe. “Para ese año la alcaldía de Bosa lanzó un concurso de iniciativas juveniles para la localidad, pero no incluían proyectos escolares y realmente la emisora era muy precaria, faltaban equipos, micrófonos, sillas, etc., además el colegio nos ubicaba en salones demasiado pequeños para 10 personas que hacíamos radio”.

En compañía del equipo de Nacho Estéreo, otros líderes como Cristian Gonzales y docentes, de 70 proyectos que se presentaron, fueron seleccionados 10 y entre esos, el 4 proyecto fue la emisora del colegio que ganó doce millones ocho cientos mil pesos. “En un inicio la alcaldía no estaba de acuerdo con otorgar el dinero para la emisora pero fuimos con firmes argumentos y sustentamos que Nacho no era un proyecto del colegio, sino del barrio San Miguel y sus vecinos, que fortalecería la reconstrucción, educación y culturas del mismo, desde ese momento yo asumí la batuta de la emisora hasta ahora, sabía que era el responsable de Nacho Estéreo y era un líder estudiantil, aprendí a manejar rubros y el colegio nos dio un salón más grande para el equipo”, recuerda León.

El día que no fui al colegio

Cuando León sintió que había descuidado su cargo de personero por involucrarse del todo en la emisora, pensó en qué podría cambiar y observó las canchas del colegio que estaban fuera del enrejado. Asistió a la Junta de Acción Comunal, presentó la queja, le respondieron que ese contrato estaba desde hace tiempo en espera, pero ante las tutelas y las acciones legales no hubo respuesta, además la zona de las canchas no le pertenecía a nadie, así que la autoridad competente abandonó la construcción. A pesar de la incertidumbre y de la frustración no bajó los ánimos. Presentó una queja en la Secretaría de Educación, pero no obtuvo respuesta.

Cansado de palabras mudas y cartas sin resultado, el estudiante salió de su casa, se despidió de su madre y con el uniforme puesto a la entrada del colegio, tomó un bus y fue a hablar con el personero distrital de Bogotá. “Me encontré con un funcionario y no me quería dejar ingresar a la personería, no poseía cita y no conocía al personero, así que mencioné que era personero del colegio y en ese tiempo este funcionario público era abierto a propuestas, así que me dejaron ingresar, lamentablemente no lo encontré, pero la secretaria me ayudó a redactar una carta para dejarle la notificación y la queja. Luego él se enteró del caso y descubrió que el contrato estaba inconcluso, no solo el de las canchas del barrio y del colegio, sino de dos avenidas cuya pavimentación estaba a cargo del IDU y la Secretaría de Educación. Mi incidencia fue tanta que asistí a muchas audiencias e incluso me enfrenté ante los representantes del IDU”. Gracias a la osadía de León el barrio tiene zonas de recreación y una vía principal pavimentada para la institución educativa y el barrio: aún falta una por pavimentar, al igual que la entrada del colegio; las autoridades competentes no toman medidas ante ello: “he hablado con los siguientes personeros a mi promoción, y les he dicho que, si no se pronuncian, no se van a solucionar los problemas del colegio y el barrio”.

Cristian León es el director de la emisora Nacho Estéreo, que es posible escuchar vía web. Ser Pilo Paga de la Javeriana y líder en su Alma Mater, Fe y Alegría San Ignacio, le han significado muchas propuestas: “Me han propuesto liderar medios alternativos en Colombia como Total Talents Colombia, pero no pienso por el momento abandonar Nacho Estéreo y a los más de 35 chicos que la conforman”.

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo