Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del o los autores, y no comprometen los principios misionales de este medio de comunicación universitario.

[Opinión] Pedir cita para la vacuna

Por: Daniel Felipe Otálvaro Ramírez

Esta semana se hicieron varios anuncios importantes respecto a las vacunas, la primera de provenía de Londres. Ciudad que inicio la fase de inmunización masiva, con un dato no menor, es que William Shakespeare, homónimo del famoso escritor, fue el segundo británico en recibir la dosis. La segunda información venía directamente de Arabia Saudita, país que le comunicaba a sus habitantes que ya formalmente podían solicitar cita para hacerse a la vacuna. El último hecho y el más esperanzador, fue el anuncio realizado por el viceministro de salud Luis Alexander Moscoso, quien en los micrófonos de La W confirmó que la vacuna llegaría a Colombia en el primer trimestre del año.

Es un hecho que en nuestro país se iniciaría por la comunidad en alto riesgo, pero no es en referencia a los líderes sociales y ambientalistas, sino a población mayor a 80 años o con morbilidades. Pensaba entonces en llamar a mí EPS para que me asignaran mi cita, como buen árabe criollo.

Primero debía recordar la entidad en la que estaba afiliado, así que llamé a Cruz Blanca y eso fue como buscar el centro de la política para los de la Colombia Humana, no existe. Me dieron razón que me encontraba registrado en Sura, – ¡No puede ser! En menos de tres años me habían pasado de Saludcoop a Cruz Blanca y de allí a Sura. Me siento como Armando Benedetti y Roy Barreras, pasando de un lado a otro. Qué vergüenza, lo digo por ellos.

¿Cómo pude terminar en manos del GEA (Grupo Empresarial Antioqueño)? ¿Esto también hace parte de los acuerdos de La Habana? ¿El hermano de Duque es mamón? Me resolví y llamé para que agendaran mi cita lo más pronto posible, tanto así que le dije al telefonista:  -yo quiero ser uno de los primeros chuzados. Luego él contestó: – disculpe señor, ¿está usted seguro? A lo que respondí sin pensar: -completamente-. Un poco molesto me dijo: -usted está llamando al batallón-. Me disculpé y colgué de inmediato.

Pasé varios minutos agendando mi cita y mientras escuchaba una clásica de Beethoven, la típica sinfonía de carrito de helados, en los tiempos de espera pensaba en el año que viene, ¿volveremos a la normalidad? ¿Hassan Nassar tendrá sección de astrología en el programa de Duque? ¿quién será el primer invitado a las entrevistas del presidente? ¿Acaso será Maluma?

Por fin escuché que contestaron y me daban disponibilidad para mediados de marzo o finales de abril. Pregunté, entonces, -¿cuál vacuna me van a suministrar? Ella formalmente contestó: – Hasta el momento no tenemos conocimiento, nos sujetamos a las directrices del Gobierno Nacional. Entonces le dije: -la cita más cercana-. Ella me dijo: -claro, por favor me confirma su edad y añade si tiene alguna morbilidad-. Casi no la dejo terminar para agradecerle por su tiempo. No cumplo con ninguno de los dos requisitos.

Decidí colgar mi celular con el dedo pulgar, forma peculiar que por estos días está de moda, y me senté a esperar que me llamaran de la EPS para recibir la vacuna en el segundo trimestre del año o para ser optimistas a finales de 2021. De esta forma abandoné la idea de ser como William Shakespeare, segundo puesto en la jornada de vacunación.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo de opinión, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Más de Opinión

Compartir