Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

¿Qué es la sociedad del cansancio y qué tiene que ver con usted?

Dentro de esta sociedad, el individuo se ve tan presionado por sí mismo, que su propio ser termina siendo su mayor némesis.

Por: Tatiana Rodríguez Forero

¿Alguna vez has tenido esa sensación de no haber hecho nada con tu vida? en donde, por más que te esfuerces ¿no conseguirás llegar, ni por asomo, a donde otros han estado a tu edad? Que ¿aun cuando tu lucha es constante, nada parece salir como lo tenías previsto? o que ¿simplemente te ves a ti mismo como un bueno para nada? Pues bien, esto, probablemente puede deberse a lo que Chul Han denomina como la Sociedad del cansancio.

- Patrocinado -


Puesto que, dentro de esta sociedad, el individuo se ve tan presionado por sí mismo, que su propio ser termina siendo su mayor némesis. Foucault crea el término de Sociedad disciplinaria, que le permite explicar cómo a finales del siglo XVIII los hospitales, fábricas, cárceles, oficinas, bancos y en general todas las grandes industrias ejercen control y vigilancia sobre sus subordinados para conseguir los objetivos deseados; provocando así, un paradigma neurológico en donde el “otro” se convierte en el enemigo.

Con el cambio de siglo, también el paradigma fue modificándose, y esa sociedad en donde el otro era “el malo de la historia” se da por terminada. Con la nueva visión que adquieren los individuos, en la cual “todo es posible y todo emprendedor es un triunfador”, la decepción es inevitable.

Y es precisamente aquí, en donde se origina la Sociedad del cansancio, que forja una nueva cultura, la del emprendedor, en la cual cada sujeto cree fielmente que puede hacerlo todo si así lo desea. Y es, en efecto, ese optimismo en extremo el que puede generar una gran suma de “fracasados” y a la par fuertes problemas relacionados con la depresión.

Es solo cuestión de detenerse a pensar ¿Cuántos de los planes, que en algún momento se han tenido en mente, han resultado verdaderamente perfectos? O ¿Cuántos de los emprendedores modernos han triunfado en su primer intento? Y es que realmente el número es muy limitado, por no decir que nulo, frustración que trae consigo una serie de sentimientos negativos, como ira, tristeza, rabia y el más significativo, la decepción.

El decepcionar a otras personas puede no llegar a afectar de forma significativa la percepción que un individuo tiene de sí mismo. Sin embargo, cuando el decepcionado es el mismo sujeto la cosa cambia. Y es precisamente en este punto en donde entran las mayores consecuencias de la sociedad contemporánea, en donde, la depresión se convierte en una enfermedad, que en varios casos puede ser mortal, y que azota en mayor proporción a la juventud.

El Boletín de salud mental, Depresión, Subdirección de Enfermedades No Transmisibles realizado por el Ministerio de Salud y publicado en el año 2017 señala que la depresión se ha convertido en un problema de salud pública por las enfermedades que genera, siendo la mayor carga la discapacidad que produce.

Estos datos pueden verse como cifras sin contexto aparente, pero al analizarlas en retrospectiva, es posible llegar a conclusiones más trascendentales. Debido a que, cuando el análisis se realiza únicamente desde una visión cuantitativa, las cosas pueden no parecer de gran magnitud. No obstante, ¿qué ocurriría si en vez de afirmar que aquellos individuos que padecen depresión alrededor del mundo son 350 millones de personas, se dijera que esta cifra equivale aproximadamente a siete veces la población de Colombia? Tal vez, de este modo, dichos indicadores parecerían mucho más alarmantes.

Cuando se analiza que casi siete países (del tamaño de Colombia) están sufriendo de depresión, es justo pensar que algo se está haciendo mal, y más aún, si se tiene en cuenta que la mayor parte de seres afectados son jóvenes entre los 15 y 29 años. Una edad que en otro tiempo tendría que ser sinónimo de felicidad y libertad, pero que, en esta sociedad del cansancio termina convirtiéndose en la más amarga tortura.

Durante el transcurso de todo su existir, pero en mayor medida en ese rango de edad, los seres humanos se ven en la obligación de tomar decisiones que definirán para siempre su vida. No obstante, estas decisiones no vienen solas: están acompañadas de una serie de responsabilidades (estudiar, trabajar, emprender, entre muchas más).

En el caso de Bogotá se ha propuesto la política pública de juventudes, que consiste en transformar las condiciones sociales y ampliar las capacidades y oportunidades de los jóvenes entre 14 a 28 años, con el ánimo de mejorar su calidad de vida, que no ha sido del todo efectiva.

Si bien este decreto de política pública de juventudes del distrito de 2006 lleva más de una década, los jóvenes siguen presentando altos niveles de depresión, al punto de declararla oficialmente como una enfermedad.


Estos datos también fueron contemplados por los resultados de la implementación de la política de juventudes 2006-2016; y, por ello, para los años 2018-2030 se llevaron a cabo cambios, como el hecho de no solo entender cuál es el porcentaje de jóvenes en el país (correspondiente al 24%, de los cuales el 49,3% son mujeres y el 50,7% son hombres), sino poner sobre la mesa quiénes de ellos son víctimas del conflicto armado.

Dado que la manera de hacer más digna la vida de un joven de ciudad, en relación con uno en condición de desplazamiento por la violencia es distinta, es por ello que se realizan estrategias diferenciales para los 70.237 jóvenes víctimas del conflicto. Sumado a ello, se encuentran las prácticas de participación realizadas en las 20 localidades de Bogotá con alrededor de 454 diálogos y 11 mil jóvenes.

Todo esto, con el fin de mejorar la salud mental de los jóvenes bogotanos. Pues en los estudios realizados en noviembre del 2019 por El Tiempo, se afirmó que “durante el 2018 fueron diagnosticados 92.035 casos de depresión, y van 34.909 registrados hasta el momento.” Demostrando una vez más que la depresión es un problema serio, que puede deberse en gran parte a la ya mencionada Sociedad del Cansancio, pues como lo afirmaron varios de los entrevistados en el estudio llevado a cabo por este diario,“La presión es muy grande,siento que los otros son mejores que yo” y “todo el tiempo estoy proyectando cosas para mi vida, planeando, escribiendo listas de cosas que hacer. La ansiedad me consume”.

Lo más leído

Diálogo “De voz a voz” con la pandemia

Se trata de la exposición ‘De Voz a Voz’, un proyecto artístico que responde a la emergencia ocasionada por el Coronavirus Covid-19.

Noticias recientes

“¿Por qué me castigan socialmente lo que ya pagué?”, es el alegato de ex condenado por delito sexual

Pese a la vulneración de los derechos de los niños por comisión de delitos sexuales, la Corte Suprema de Justicia considera que los ex condenados también tienen derechos y no deben ser condenados para la eternidad.

Día Mundial de la Igualdad Salarial: ¿cómo están las cosas en Colombia?

Según cifras de las Naciones Unidas, a nivel global las mujeres ganan en promedio 20% menos que los hombres. Y en Colombia hay más mujeres que hombres desempleados.

“Lo que sucedió con el Belalcázar de Popayán es una forma de reivindicarse como comunidad y quitarse esa opresión histórica”

Así lo dice un historiador consultado por UNIMINUTO Radio quien agrega, además, que esto es el resultado de varios siglos de invisibilización de los pueblos ancestros de América.

Ellos son los creadores del “sancocho musical” que “bajó a Maluma” en Barranquilla

Su tema musical de casi 1 millón de reproducciones en Youtube es el más sonado en "curramba la bella". Están tan pegados en la ciudad que dicen algunos que "bajaron a Maluma".