Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Polémica por fundación de animales en barrio residencial

La fundación Doggy in Home, ubicada en el barrio Bolivia en la localidad de Engativá, ha sido el blanco de múltiples reclamos por parte de los residentes de la zona por inconvenientes de higiene y ruido.

Por: Diana Torijano Garzón

Desde el 2018, Doggy in Home abrió sus puertas a más de 40 perros y gatos en situación de calle, abandonados y/o que sufrieron algún tipo de maltrato para acogerlos, curarlos y cuidarlos mientras se les busca un nuevo hogar. Sin embargo, también ha sido un escenario polémico ya que, desde su apertura, algunos residentes del barrio Bolivia han manifestado inconformidad con el establecimiento por el ruido a diferentes horas del día y la noche; adicional a eso, el olor a causa de los desechos de los animales y residuos se esparcen por algunas zonas por donde pasan las personas. Por lo tanto, solicitan una mayor supervisión del lugar o que sea trasladado a una zona diferente.

- Patrocinado -

Cuadro de texto: Instalaciones de Doggy in Home en Bolivia, Engativá – Fuente: Diana Torijano (autoría propia)Carmen Pinzón, una de las residentes confirmó esta versión que me fue brindada por otros vecinos que expresaron dicha inconformidad. Esto fue lo que atestiguó: “A mí me gustan los perritos y eso, pero la ladradera a las 6:00 de la mañana y a las 10:00 de la noche es bien fastidiosa… y me imagino que sumerce ha sentido el olor feo cuando pasa por ahí”. Por lo tanto, se ha recurrido a la policía del sector en repetidas ocasiones para reportar, especialmente, el ruido de los animales en altas horas de la noche.

Adicional a eso, uno de los vecinos indicó que no estaba de acuerdo que en una casa que solía ser residencial, sea utilizada como refugio ya que es necesario que los animales estén en un espacio más amplio.

Ahora bien, Carolina Oliveros, quien es la encargada de la fundación, habló sobre su postura frente a las inconformidades de los residentes y esto fue lo que respondió:

“Nosotros somos conscientes del arduo trabajo que se necesita para tener una fundación (…) entiendo la inconformidad de los vecinos y por eso hemos trabajado para ambientar el lugar y cuidar de nuestros peluditos para que no se alteren y, por tanto, no ladren tanto. Pero también eso es algo natural en ellos y no podemos ponerles una cuerda en el hocico para que no ladren. Y en cuanto a las quejas y reportes con la policía, deben saber que nuestra fundación es totalmente legal e incluso, cuenta con su número de NIT ante la DIAN”.

Continuando, las inconformidades expresadas por los residentes permiten realizar una revisión en las leyes y regulaciones establecidas por el Gobierno Nacional para la apertura y manejo de una fundación para animales, por lo que es necesario tener en cuenta que Doggy in Home – que sería la contraparte en este asunto – se apoya en la Ley 2054 de 2020 e indica textualmente en su artículo 8°: “Las entidades sin ánimo de lucro, como fundaciones o refugios animales podrán solicitar una visita a la entidad responsable de las decisiones en materia de bienestar animal, con miras a la expedición de un documento de conformidades con relación a las libertades animales contenidas en la presente ley que sirva de sustento al aporte de recursos”.

Instalaciones de Doggy in Home en Bolivia, Engativá – Fuente: Diana Torijano (autoría propia)

En otras palabras, es una de las fundaciones de la ciudad que recibe las ayudas de la comunidad y así mismo de otras entidades y, a menos que se presenten denuncias y evidencias de algún tipo de maltrato, lucro con los animales o alguna conducta que atente contra la integridad de los animales, es un establecimiento que puede funcionar a pesar de estar ubicado en una zona residencial.

Finalmente, el veterinario y encargado de la clínica veterinaria U.C.I.M.E.V, que es el más reconocida del sector, dio su opinión profesional sobre la conducta de los perros, especialmente los que viven en estos refugios; y comentó que es una conducta normal de que ladren o aúllen a cualquier hora mientras realizan su proceso de rehabilitación por el posible maltrato que pudieron vivir, pero que es necesario que lleven un seguimiento con un experto para evitar que esta conducta de nerviosismo y paranoia sea de forma permanente.

Para concluir, hay que aclarar que es entendible la molestia que presentan los residentes y que lo demuestren, pero es necesario recordar que se trata de la vida de seres vivos que pasaron por momentos difíciles y se les busca dar una segunda oportunidad de vida. Por lo tanto, la fundación se ha comprometido a tener seguimientos por parte de la Alcaldía de Bogotá y de las organizaciones asociadas para una mejora progresiva de sus instalaciones, teniendo en cuenta las inconformidades de los residentes para tomar las medidas necesarias. A pesar de que, hoy sigue el tema del ruido en la mañana y en las noches, ha habido un poco más de comunicación entre los vecinos y los encargados de la fundación.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes