Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Un llanero de los mágicos

Por: Julián Andrés Salguero

Desde niños el sueño de muchas personas ha sido volar, tocar el cielo con los dedos, algo que solo podemos hacer con aviones y artefactos aéreos, pero lo más cercano a volar se hace en la NBA, (National Basketball Association), deporte natal en EE. UU y con mucho fanatismo a nivel internacional. Angola, nuestro compatriota ha sido el primer jugador colombiano en poder lograrlo, poder jugar en la liga más competitiva de baloncesto.

- Patrocinado -


Sobre la parte baja del piedemonte llanero, a orillas de los caños Aguaclara y Perales, se sitúa al sur del departamento de Casanare, tierra del Cholo Valderrama, el municipio más joven del mismo, Villanueva que limita al norte con el municipio de Sabanalarga, al sur y occidente con el departamento del Meta.


Villanueva es la ciudad de un hombre nacido para volar, Braian Angola Moreno con texturas de un hombre salido de Brooklyn, con 1.98 de altura y 196 libras, cabello negro y crespo. A sus 14 años decidió enfrentar la vida con estudio y baloncesto, en una larga travesía hacia Villavicencio, donde estudió y jugó para el colegio Guillermo Niño Medina, ahí demostró gran habilidad y fue llamado a jugar con la selección Meta donde pudo exponer su talento. Después fue llamado a la selección Colombia donde jugó de alero siendo el mejor jugador suramericano y gracias a ello, Colombia disputó en Brasil un premundial, esto le dio la oportunidad de jugar el torneo Adidas Nation donde ganó una beca en Norteamérica. En sus primeros meses en EE. UU llamó la atención de los gringos, y ahí es donde comienza su gran historia.


Gracias a su rendimiento con la selección y en la preparatoria, recibió una beca universitaria en Florida State, donde su rol fue limitado y un poco opacado por sus compañeros de equipo, promedió tan solo 4.6 puntos, 1.6 rebotes y 1.2 asistencias por juego, pero en contraste, cuando jugaba para la selección, como en aquella copa de las américas de la FIBA, relucía como el solo podía hacerlo donde en aquella copa en el 2017 promedió 12.7 puntos, 5.7 rebotes y 2.0 asistencias por juego.


Su hermano Fredy Angola cuenta “la energía antes de cada partido se la da el escuchar a Chocquibtown, ellos le recuerdan el calor de su tierra y así se concentra, a pesar de que en el llano hay bastantes agüeros para la buena suerte, no tenemos ninguno, simplemente hacemos un “facetime” y hablamos con él para darle ánimos, él creció con un referente y su estilo de juego dice parecerse al fallecido Kobe Bryant, 5 veces campeón de la NBA con Los Ángeles Lakers y ganador de un Oscar.

Karol Angola “la consentida” cuenta “lamentablemente no podemos ir a todos los partidos por los largos viajes, pero cada que podemos asistir, la vibra en él aumenta notoriamente y gracias a ello su “level” aumenta, y así mismo sus puntos, asistencias y rebotes, los profesores decían que él era muy vago, casposo, pero el rector siempre lo defendía diciendo “dejen a ese chino sano, algún día servirá para algo”. Dos anécdotas notorias eran la particular forma de distribuir tareas, jugábamos dominó, y el que perdiera lavaba la loza, desde casa empezó su nivel competitivo, “con mi hermano Freddy un día se fueron de capricho a coger unas patillas, iban en dos ciclas, por el afán de llevar varias se cayeron y llegaron raspados y sangrando de rodillas a cabeza…”


En el programa Susos show, Angola comentó “comencé creyendo que era un deporte para niñas, me fui a mi casa, más grande mi papá me enseñó las reglas y métodos, ya con más edad, siendo más alto, me gustó más, a los 11 años me disfracé de Barney, 20 mil pesos la hora pagaban por usar este disfraz, quería un balón de fútbol y por ello usé el disfraz. Hay unos zapatos que tenía puestos mi papá cuando falleció, ellos me dan energía y alegría al verlos. La canción El chino de los mandados, me recuerda mi niñez cuando mi mamá me mandaba a la tienda a sacar fiado para comer. Como dato profesional, en el suramericano quedé como mejor jugador de Sudamérica en el 2016, al no saber inglés en los Estados Unidos, me sentí muy mal, mi primer año fue en lágrimas, mi primer partido allá fue de 10 segundos.

Angola recibió una noche una llamada del gerente general de los Orlando Magic, donde fue convocado como agente libre (Jugador que se le puede ofrecer contrato sin necesidad de draft), consiguió un contrato Exhibit 10 donde juega con el equipo en la liga de verano, aquí aún no se puede decir que jugó en la NBA, pero ese contrato asegura jugar los partidos de pretemporada con el primer equipo, aquí es donde él debía mostrar su talento para ganar el contrato por un año, jugó pero no sorprendió tanto, jugó al lado de Aaron Gordon, la estrella del equipo y el equipo base de los Magic. Al no haber conseguido el contrato, los Magic no se querían deshacer de él y le dieron un contrato en Lakeland, el segundo equipo, allí jugó un año en la G- League en el 2019, cogió curva de la NBA y fue su mejor decisión.


El 18 de abril de 2019 Angola se unió al Oostende de Bélgica. El 13 de junio de 2019 Braian se consagró campeón de la liga tras derrotar por 3-1 a su contendiente. Allí fue reconocido como el M.V.P (Jugador más valioso de las finales y promedió 12 puntos, 5.25 rebotes y 2.25 asistencias). De sur a norte y de norte a oeste, donde milita en el viejo continente, demuestra que Colombia es un país de mucho talento, donde no todo es fútbol o ciclismo, un claro ejemplo es Angola que demuestra que el que persevera alcanza, no importa de dónde vengas, sino a donde quieres llegar. Sin sacrificio no hay victoria y hoy en día sus lágrimas en el proceso son sus facultades en el presente.

Lo más leído

El más grande del rock argentino, Charly García, cumplió 69 años

El 23 de octubre de 1951 a las 12:50 nació Carlos Alberto García...

“Trabajar hasta la morir”: la polémica propuesta que hizo Carlos Slim (dueño de Claro) para evitar la “quiebra” de países

Aunque la expresión que usó el magnate mexicano no fue esa, trabajadores de Latinoamérica (incluso los de sus empresas) creen que elevar la jubilación a 75 años es sinónimo de trabajar hasta la muerte, sobre todo en países como Colombia donde la expectativa de vida es de 76 años.

Noticias recientes

[Podcast] Yo soy 132

El Movimiento “Yo Soy 132” en México, cuenta como los estudiantes de la Universidad Iberoamericana le respondieron a través de las redes...

[Podcast] La paz perfecta

Una adaptación libre del cuento “La paz perfecta” planteado en un mundo agobiado por la pandemia, donde un viejo sabio reflexiona a...

[Podcast] Unamuno y la U de Salamanca

Esta pieza radiofónica presenta una charla en la cual la Universidad de Salamanca cuenta brevemente el episodio entre Miguel de Unamuno y...

[Podcast] Hermanos en la biomemoria

Dos hermanos provenientes de una cultura ancestral son separados al nacer, uno de ellos adoptado y criado con una visión occidental, el...