Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔈 BOGOTÁ 1430 AM | 🔈 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔈 TOLIMA 870 AM | 🔈 SOACHA | 🔈 NEIVA | 🔈 SOLO MÚSICA

[Crítica] Un lugar en el silencio: día uno. Una buena precuela que crea un futuro

En 2018, el actor, director y productor John Krasinski dirigió A Quiet Place (Un lugar en el silencio), una modesta película de terror/ciencia ficción al lado de su pareja y actriz, la talentosa británica Emily Blunt, que tuvo un éxito importante con una taquilla de 341 millones de dólares y un presupuesto de 17 millones.

- Patrocinado -

A su éxito se sumó una segunda parte de 2020 con A Quiet Place 2 (Un lugar en el silencio 2), que casi llega a los 300 millones y consolidándola como una de las historias más recordadas entre las monsters movies de los últimos años. Era inevitable que se continuara con la consolidación de la marca, razón por la que se estrenó Un lugar en el silencio: día uno, una precuela con más detalles dejados por las anteriores películas sobre cómo inició la invasión de estos seres monstruosos guiados por el sonido.

Lupita Nyongo as Samira in A Quiet Place: Day One from Paramount Pictures.

Las primeras entregas dejaron un listón alto a la hora de continuar con este mundo postapocalíptico, y en mi opinión continúan lográndolo con una película con un carácter propio, que mantiene el tono de la franquicia y que propone líneas de tensión tan interesantes como sus antecesoras.

Además de la buena historia y su desarrollo, fue un acierto poner en la dirección al estadounidense Michael Sarnoski, director de la brillante Pig (2021) protagonizada por el siempre interesante Nicolas Cage. Esta precuela presenta a Sam, (Lupita Nyong’o), paciente con cáncer terminal que vive en un hospital en Nueva York con Frodo, su gato de servicio. Un día, Reuben, (Alex Wolff), un cuidador, convence a Sam para que se una a una excursión grupal a Manhattan, petición a la que accede.

Lupita Nyongo as Samira in A Quiet Place: Day One from Paramount Pictures.

Un lugar en el silencio: día uno, retoma el tono de las anteriores películas sin lugares destruidos, porque de inmediato comienza a incursionar en la profundidad de los personajes, pues esta franquicia tiene esa buena particularidad. En esta ocasión Sam hace que su silencio sobre su existencia, signifique algo más que solo morir, y su intención y sus motivaciones cada vez tienen mayor profundidad, y su personaje se vuelve cada vez más potente, lo que demuestra que una película de terror/suspenso no tiene que ser vacía y estar repleta de persecuciones para funcionar.

Lupita Nyong’o as “Samira” and Joseph Quinn as “Eric” in A Quiet Place: Day One from Paramount Pictures.

Por pasajes películas como Cloverfield: monstruo (2008) está muy presente y la morfología de los monstruos es muy parecida, como también cierta influencia de películas como 28 weeks later (2007), construyen esta interesante película, más por las motivaciones de sus personajes que por los monstruos. Personajes como Eric (Joseph Quinn) representan el constante miedo a salir de las zonas de confort y lo difícil de lograrlo cuando se es una persona llena de límites y sin pasiones propias.

La profundidad de los personajes de Eric y Sam propone una empatía y una cercanía mayor para el espectador con base en el carácter psicológico de cada uno, sus miedos y la fragilidad que hace que los seres humanos estén batallando constantemente con sigo mismos para sobrevivir, y Sarnoski encuentra un conector tan versátil como entrañable: Frodo, un gatito blanco que conecta escenas de tan buena manera que impulsan la película, que se convierte en un factor de distensión y en un activador de estos personajes.

Joseph Quinn as Eric in A Quiet Place: Day One from Paramount Pictures.

Un lugar en el silencio: día uno, es una película seria a la que su director le proporcionó personalidad, con un final coherente con respecto a las historias de sus personajes, con mensajes potentes sobre la muerte, el tiempo, la vida y la esperanza que recreamos dentro de nosotros para continuar, para creer.

Así que vea las otras dos entregas (si todavía no las ve), y disfrute de una historia que todavía se está construyendo, que no deja una continuación forzada y que respeta al espectador, dejándonos una de las buenas películas de este año.

| Nota del editor *

Si usted tiene algo para decir sobre esta publicación, escriba un correo a: radio@uniminuto.edu

Otros contenidos

Contenidos populares