Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

El acoso sexual, el pan de cada día en el transporte público

En el transporte público bogotano se presentan situaciones de acoso callejero tan a menudo que suelen pasar ante la mirada indiferente de la sociedad y de las autoridades.

Por Laura Vargas y Andrés Alejo.

El acoso sexual, es una de estas situaciones que, lastimosamente, afecta a diario a muchos habitantes de la ciudad, en especial a mujeres. No son casos aislados los que ocurren en el transporte público. Según estadísticas de CEPAL, “6 de cada 10 mujeres han vivido alguna agresión o acoso sexual en el transporte público”. Un hecho que deja en exposición las problemáticas culturales que existen en la sociedad, la cual ha normalizado y acepta que esto suceda a diario.

- Patrocinado -


Entre los muchos tipos de acoso existen el acoso verbal y el acoso físico, entre esos las miradas y piropos son formas de acoso. Los más comunes en el transporte público son los tocamientos y roces, comportamientos invasivos para la intimidad de la persona que lo sufre. “Es una situación que está muy normalizada. En el momento uno no sabe cómo reaccionar, da rabia e impotencia que nadie te ayude o entienda. Uno queda como en shock”, lo menciona Valentina Rozo, estudiante de publicidad, quien debe tomar transporte público todos los días y menciona que este tipo de situaciones no le dejan de pasar y que lo único que puede hacer es “mandar los codos hacía atrás” evitando que las personas se le acerquen mucho.

Según cifras de la Policía, el 70% de los delitos sexuales contra las mujeres se llevaban a cabo en espacios públicos, especialmente en el transporte público. Por otro lado, cabe resaltar que es un sistema de transporte que quedó en el lugar número uno, como el más peligroso para las mujeres en Latinoamérica, según el estudio realizado por la Fundación Thomson Reuters, “concluyó que Bogotá, en Colombia, tiene el sistema de transporte más inseguro y en donde las mujeres sienten temor de viajar luego de que oscurece, seguida por Ciudad de México, Lima y Nueva Delhi.”

Sin embargo, la pregunta que recae sobre estos sucesos es: ¿La persona que ejecuta estos hechos lo hace por alguna clase de satisfacción personal o algún problema psicológico especifico? Jennifer Carmona, egresada de la UNIMINUTO, menciona: “No es posible indicar que en la gran mayoría de los casos se presenten por un tema de satisfacción personal o situaciones conjuntas a esto, sin embargo, hay que tener en cuenta que estas personas estarían asociadas a contraer trastornos de personalidad, que se dirige hacia lo antisocial. Como otros casos, donde se ha podido observar que un porcentaje de la población que participa en acoso callejero, fueron abusados a una temprana edad, entre otros factores”. 

Al ser diversas causas a considerar, es muy difícil determinar un perfil específico del agresor. El campo psicológico se encuentra aún en estudio para poder identificar, o por lo menos, determinar elementos importantes que ayuden a determinar el perfil o así enfatiza Jennifer: “No es posible afirmar que hay un perfil específico, ya que muchos componentes pueden o podrían cambiar, sin embargo, se ha intentado buscar factores que conecten los perfiles de personalidad de algunos de los abusadores estudiados, para poder entender las causas de su comportamiento y la razón por la cual realizan esta clase de actos. Algunas de las observaciones que se podrían dar, es el gusto de  generarle miedo a su víctima y no tanto por gratificación sexual, el hecho de intimidar, se convierte en un patrón de comportamiento importante”.

La abogada Karolyn Romero, egresada de la UDCA, menciona que “El protocolo que se debería seguir es una denuncia, claramente teniendo en cuenta el escenario de que tengamos al victimario bajo jurisdicción de las entidades competentes, para así mismo proceder y no dejar que el caso se pueda cerrar por no tener al victimario y/o por falta de evidencia que justifique la denuncia. En vista de ello, entre más testigos o pruebas se tenga en contra del agresor, va a ser de apoyo fundamental para que las entidades competentes puedan trabajar frente a el caso”. 

Esta clase de situaciones se podría ver reflejado en la ley 599 de 2000 en el artículo 210 A, donde se puede llegar a contraer una pena de prisión 4  años a máximo 8 años de prisión o en su defecto, cuando la persona realiza actos sexuales diferentes a los catalogados o tomados como circunstanciales para la condena por esta ley de esta norma la pena sería de 3 años a máximo 5 años  .

Es entendible que muchas veces esto genere miedo e inseguridad, debido a que esta clase de situaciones es de muy alto impacto en el momento, cabe resaltar que si la víctima no logra retener al agresor y no tiene videos o pruebas dónde se pueda reconocer al agresor, el proceso podría quedar impune. Es acá donde intervienen los respectivos entes de control y prevención para lograr desnaturalizar el abuso, creando conciencia entre los habitantes para que ayuden a las víctimas y así se logren más procesos jurídicos exitosos hacia los victimarios.

Entre esos planes de mitigación, El Ministerio de Transporte implementó la línea gratuita nacional 155, donde testigos y víctimas pueden contactarse y obtener ayuda en estas situaciones sucedidas en el transporte público o en espacios públicos. Con la implementación de la resolución 2839 de 2019 el Ministerio busca poder ayudar a mejorar su infraestructura con el fin de apoyar y al igual que brindar asistencia a las mujeres víctimas de estos sucesos. 

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes