Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Fake News en cuarentena: La bola de nieve de la falsedad

Las fake news durante la cuarentena mundial, ha afectado a diferentes poblaciones e individuos con tratamientos que supuestamente curan el Coronavirus.

Por: Yeny Tatiana Rodríguez

El pasado 20 de marzo es un día que quedará en la memoria de los bogotanos, pues en esta fecha fue anunciado el inicio de un simulacro contra el Covid-19 con la finalidad de estar preparados ante una eventual medida más estricta. No obstante, esa eventualidad llegó antes de lo esperado pues, lo que desde un inicio fue planteado como una simple medida preventiva, no tardó en convertirse en una política de Estado que sigue estando vigente. Parece ser que nadie estaba listo para el caos que se avecinaba.

- Patrocinado -


Lo cierto es que, si bien es muy probable que el COVID-19 representa uno de los peligros más grandes en estos difíciles tiempos en los que nos vemos inmersos, no es el único problema con el que se ha de lidiar. Lo concerniente en este caso en particular es ahondar justamente en una de estas problemáticas que, si bien no tienen una relación directa con el virus a per se, sí están ligadas a todo el caos producto de la pandemia y, además, parece que ayuda a prolongarlo: las fake news.

En 1960, Linus Pauling, un hombre de ciencia que durante su extensa trayectoria obtuvo varios premios Nobel en diversas disciplinas, postuló una teoría según la cual, sólo bastaba ingerir una dosis diaria de Vitamina C para prevenir cualquier tipo de resfriado. La cuestión es que, al ser una eminencia en el campo de las ciencias aplicadas, Pauling parecía decir algo fidedigno y esto, suponía todo un descubrimiento. Sin embargo, la comunidad científica no tardó en desmentir este postulado al percatarse que los estudios realizados por Linus sólo representaban un porcentaje mínimo. Sin embargo, Linus, convencido de su estudio, prefirió seguir afirmando públicamente las supuestas bondades que traía consigo consumir vitamina C, algo que, aún hoy en día sigue representando una creencia popular a pesar de no tener ningún respaldo científico.

Y así como Linus continúo otorgando una visibilidad pública a su elixir milagroso, las redes sociales, en tiempos de cuarentena, se han dedicado a ofrecer otras clases de remedios prodigiosos para la prevención (y en algunos casos, cura) del Covid-19. No obstante, el problema no radica en la creación y distribución de mencionadas fake news, porque, a fin de cuentas estas siempre han existido; sino que, la verdadera contrariedad radica en la aceptación que estas tuvieron por parte de sus espectadores.

Para ejemplificar lo indicado se encuentra Buenaventura, ciudad en donde cientos de personas decidieron ignorar las medidas de confinamiento creyendo que encontrarían la cura al Coronavirus. Pues al parecer, diversos mensajes enviados a modo de cadena se hicieron virales en esa zona del país, estos aseguraban que la cura para el Coronavirus era “darse un baño en el mar”, y no solo se mencionaba como la cura de esta epidemia, sino que, además, aseguraba que el agua salada era el mejor antídoto para evitar el contagio a futuro., provocando así que cientos de personas, entre ellas adultos y niños de distintas edades, hicieran caso omiso al aislamiento obligatorio y salieran corriendo a darse un “baño de mar”.

Sin embargo, las fake news no solo afectan a poblaciones numerosas, sino que también pueden tener repercusiones negativas (e incluso fatales) a nivel individual, como lo fue el caso publicado en El diario South China Morning Post, en el cual se relata la historia de una joven que tuvo que recibir tratamiento hospitalario porque su garganta se inflamó después de consumir 1,5 kg de ajo crudo, y todo por múltiples publicaciones almacenadas en la red social Facebook, que afirmaban que el consumo del ajo prevenía infecciones y síntomas del Covid-19.

O para traer a colación el ejemplo más sonado, se encuentra al presidente Trump, quien sugiere inyectar desinfectante y luz a enfermos de la Covid-19 para matar al virus. Comentario que, aun siendo desmentido por profesionales de la salud, horas después de su publicación, tuvo la suficiente fuerza para que varios estadounidenses consumieran este producto y fue así como, por aproximadamente tres días, los sistemas de emergencia de Estados Unidos estuvieron recibiendo miles de llamadas por intoxicación. Así fue como en el estado de Maryland se registraron más de 100 llamadas de personas que tomaron desinfectante como método para combatir el coronavirus, pero lo único que obtuvieron fue problemas de salud. Todas estas situaciones demuestran que las fake news (y en especial las que se encuentran enfocadas hacia remedios milagrosos) se han expandido con gran fuerza durante la época del confinamiento, y si bien, como se mencionó en párrafos anteriores, estas siempre han existido, es necesario traer a colación el significativo cambio que han tenido en cuanto a la aceptación del público se refiere. Puesto que, en un periodo de tiempo diferente, aquellos remedios habrían sido cuestionados antes de ser llevados a cabo por tan numerosos grupos de personas. Sin embargo, con la actual crisis y aunada a ella, con el miedo y pánico colectivo que se ha generado, los espectadores han optado por tomar cualquier solución (aun por ridícula que pueda sonar) con tal de sobrevivir a este virus.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes