Foto: Jorge Velosa, cantautor colombiano.

Por Lluly Katherine Poveda Piratova y Daniela Rojas Melo

La Carranga o también denominada música campesina se dio a conocer en los años 70 de la mano de Jorge Velosa​ Ruiz y los Carrangueros de Ráquira, el cual encierra varios ritmos entre ellos las guabinas, torbellinos, bambucos y el merengue. Este estilo de música hasta el momento, es el único género típico auténticamente colombiano, sin embargo, el Patronato Nacional del Folclor no lo ha podido admitir como parte del folclor nacional colombiano, ya que hace falta que transcurran por lo menos cien años para que pueda ser reconocido como folclor.

Se dio origen en el altiplano cundiboyacense, porque se encuentran mestizos e indígenas, lo cual conlleva al rescate de la música indígena ancestral. Otro factor a considerar es que no hay mayor concentración de personas afrodescendientes en esta zona. La instrumentalización como el triple, la guacharaca, es muy común en esta región. También contiene instrumentos españoles como la guitarra que es indoeuropea.

El nombre del grupo Carrangueros, como lo indica Velosa, fue un nombre para que llamara la atención, que fuera sonoro, que fuera un poco rebelde ante los nombres usados hasta el momento por los grupos. Dicho nombre toma fuerza a partir de una composición de Velosa llamada el Carranguero. Por iniciativa de Javier Moreno, uno de los integrantes, se adoptó el nombre de los Carrangueros como estrategia puramente publicitaria.

Tuvo rápidamente aceptación en la comunidad campesina, y comenzaron a llamar a este tipo de música carranga. Aprovechando el buen momento por el que atravesaban, el grupo viaja a la ciudad de Bogotá en busca de su primera oportunidad para grabar.

Es así como la música Carranguera hace su aparición a nivel nacional en 1980 con sus únicos intérpretes “Los Carrangueros de Ráquira”.

Con temas como “La Cucharita”, “Julia, Julia, Julia”, “La china que yo tenía”, entre otros, se vendieron aproximadamente 500 mil copias registradas, sin contar la piratería. Esto significó un avance muy importante en nuestro país, ya que muy poco ha creído en las producciones andinas.

Por otro lado, ha sido bien recibida por la televisión colombiana a través de comedias como Don Chinche, La Riolina, Sumercé Estéreo, en la que se difundió gran parte de la imagen Carranguera.

El día de 1981, el mexicano Raúl Velasco les preguntó a Los Carrangueros de Ráquira si se presentarían en el Día de la Hispanidad en el Madison Square Garden, los artistas se miraron. “Es como si nos preguntan a usted y a mí si nos interesa ir a hacer carranga en un viaje interplanetario ahorita” explica Velosa.

Cabe destacar que los primeros artistas colombianos en presentarse en el Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York, en transmisión en directo para varios países, fueron “Los Carrangueros de Ráquira”. Pero no estuvo fácil su viaje, al llegar al aeropuerto los detuvieron e interrogaron durante horas en la aduana estadounidense por llevar un bulto de habas tostadas.

La Carranga también se ha hecho presente hasta en las ciencias naturales ya que en honor a ella y a su creador (Jorge Velosa), el científico Jhon Linch le dio como nombre a dos especies nuevas de ranas descubiertas en los bosques Boyaco-Santandereanos; Eleutherodactilus Carrangerorum y Eleutherodactilus Jorge Velosai.

La carranga es un género musical que transmite poemas y anécdotas cantadas que reflejan una historia campesina. “Es conocer de dónde venimos, tener consciencia de nuestro país, de nuestras raíces” explica el productor de música Oscar Contreras. Un ejemplo de la musicalidad en los poemas es este verso de Jorge Velosa, en su canción “El rey pobre”:

Por corona tengo la cara de el

el sol y por capa una ruana sin carbar

es mi cetro el cabo de mi azadón es mi

trono una piedra de amolar

es mi cetro el cabo de mi azadón es mi

trono una piedra de amolar

es mi reina la belleza de mi mujer

dos chinitos mi princesa y mi edecán

es mi paje un burro color

café a la vez mi consejero principal

Juventud y carranga

  “Hoy en día la juventud colombiana ha perdido sus raíces históricas”, comenta el productor de música Oscar Contreras y junto con el sociólogo Alejandro Contreras atribuyen la culpa a varios factores, entre ellos a la globalización, “porque ha dicho cómo pensar y que escuchar, un ejemplo de esto son las plataformas como Youtube, donde no tienen gran visibilización estos géneros musicales” explica Alejandro Contreras.

     Si se hace una comparación en la actualidad una canción de trap de Bad Bunny recién publicada hace dos semanas ya tiene 22 millones de vistas, pero un video musical de Jorge Velosa de hace más de siete años solo tiene ochocientas visualizaciones.

     Otro factor para estos especialistas en el tema son las academias, las cuales se han ido alejando de las raíces colombianas, del folclore, hoy en día los profesores en las escuelas ya enseñan muy poco sobre la cultura autóctona de Colombia, su historia, solo se enfocan especialmente en lo de afuera. “Un simple ejemplo de esto es que si le preguntas a un joven recién salido de once sobre los distintos tipos de género musicales colombianos, te responde con dificultad 3 o 5, pero si le preguntas por cantantes extranjeros, o musicalidad de afuera te responde con mayor seguridad y rapidez”, comenta Oscar Contreras.

 Oscar dice “Quizás la música carranguera no sea popular, porque está compuesta en una nota octava, lo cual hace complicado que se pueda fusionar con otro tipo de música más contemporánea como por ejemplo la electrónica”

Qué piensan de Jorge Velosa

     “Yo pienso que fue el único hombre que sacó la carranga del territorio boyacense, aparte de que vino a mi pueblo, Combita, a unas fiestas patronales, toda la gente bailó hasta el amanecer ese día” comenta la señora Rosa Saavedra, de 72 años, habitante de la vereda Santa Bárbara en Cómbita.

     “La experiencia más cercana que tuve con el maestro Jorge Velosa Ruiz, por tratarse de que somos del mismo municipio raquireño, fue cuando ingresé a la escuela Estudio Veintiuno, donde el maestro también estudió. Fue a partir del año 1999 cuando lo secuestró el grupo guerrillero las FARC, supuestamente con el ánimo de enviarle un mensaje al gobierno, realmente nunca fue así, al maestro Jorge lo secuestraron por dinero, debido a esto la familia tuvo que vender gran parte del terreno de sus fincas para poderlo liberar, fue un evento demasiado triste y traumático para los raquireños y boyacenses, de por sí Colombia se manifestó también. A nivel personal, como yo era el único raquireño que estaba estudiando en la escuela donde él había sido egresado, organice unas marchas en Bogotá y se hicieron varios eventos aquí en Ráquira, pero en Bogotá justamente el día de la marcha que fue un jueves 17 de marzo lo liberaron, de esta manera la marcha terminó en forma de agradecimiento a su liberación. Recuerdo cómo la familia y su madre la señora Emma sufría y lloraba demasiado debido a la situación que se estaba presentando”, dice Robinson Mauricio Melo Rios profesor de danzas.

     Continúa diciendo, “también recuerdo una de las experiencias que tuve con este gran maestro, fue cuando decidió cantar carranga sinfónica, es decir, la organización de la Orquesta Sinfónica Nacional le pidió a Jorge Velosa que descentralizaran a nivel mundial el concierto de la carranga sinfónica, fue cuando él decidió aceptar, recuerdo que dijo “si la vamos a sacar tiene que empezar por Raquira” exactamente fue el 15 de septiembre de 2010.
Después de que Robinson trabajará como director de cultura en Ráquira, Jorge Velosa le dijo “debería lanzarse para la alcaldía” aquellas palabras fueron muy significativas”.

  “El maestro Jorge Velosa sin duda es el padre de la música carranguera, no porque se la haya inventado, pero sí porque fue el primero y abanderó la imagen del género carranguero, ya que antes de él ya existían grupos que hacían carranga, pero él le da el nombre, le da la imagen como tal de ruana y sombrero. Por supuesto que se genera un nuevo aire, el género musical no solo como ritmo, sino como un estilo de vida, que respeta a los demás. La copla que el maestro Velosa creó, resume toda su obra, que no somos ni más ni menos, solo diferentes” comenta Edwin Albarracín, integrante del grupo musical San Miguelito

     Cabe resaltar que la señora Dorelly Ríos, una gran amiga de la señora Emma Velosa, madre de Jorge Velosa dijo: “Para mí un cantautor como Jorge es inspiración, su música me hace recordar varias vivencias que de niña viví en Ráquira, aún recuerdo verlo junto a su madre cuando me daban queso con bocadillo, es un gran ser humano. Realmente me siento orgullosa que pueda representar nuestro pueblo llevando su música por todo el mundo”

     A su vez los expertos entrevistados Oscar y Alejandro Contreras, dicen sentir profunda admiración por este hombre que rescató y generó una nueva cultura colombiana, que hoy en día puede considerarse folclore colombiano. En sus canciones deja un mensaje, una reflexión.

Entre las divagaciones

que voy teniendo en la vida

hay una que me acompaña

desde cuando era menor

Es pensar que las personas

en especial las mujeres

por motivos a la vista

se parecen a una flor

Y un día que estaba comprando

en un jardín sabanero

unas matas pa’ mi mama

sentí un rayo a flor de piel

Cuando dijo el jardinero

que esa flor que se asomaba

y por la que preguntaba

era una flor de papel

Y así eres tu

como una flor de papel

tan delicada

como una flor de papel

tan consentida

como una flor de papel

tan primorosa

como una flor de papel

Canción compuesta por Jorge Velosa a su mamá Emma Velosa

¿Qué piensan de la Carranga como género musical?

 “Es una música muy buena para los campesinos, trabajadores, da alegría, todo el mundo baila en las fiestas de mi pueblo, menos los jóvenes” cuenta la señora Rosa Saavedra y lamenta que los jóvenes de su vereda ya no escuchen este tipo de música, dice que se perdió la identidad, y recuerda con gran nostalgia los años anteriores cuando toda la familia se reunía a oír las canciones carrangueras.

     Jorge Velosa Ruiz cuenta sobre la inspiración de crear la carranga “Yo simplemente froté un chorote, no la lámpara de Aladino, pero sí un chorote raquireño, y del chorote salieron los cantos de mis mayores, de mis hermanos, de mis paisanos. Echando mano de lo que había, que estaba a punto de perecer: torbellinos, guabinas, trovas, coplas, dichos, todo lo que nos encanta de la cultura popular de Boyacá, empezaron a emanar cosas. Sentíamos la necesidad de cantar con lo de aquí, hablar de lo de aquí, vestir de lo de aquí, pero no con un nacionalismo ‘chimbo’”.

 La señora Dorelly Ríos recuerda cómo era su vida “La música carranguera hace aproximadamente 40 años que la escucho, este tipo de música viene de todas las historias de los campesinos, ellos reflejaban todos los acontecimientos que les sucedían en su diario vivir, por ejemplo, en un noviazgo o en un matrimonio, entonces es la realidad en la que viven día a día  todas las personas campesinas, especialmente la gente de Ráquira. Me gusta mucho este tipo de género, porque donde se escuche la carranga todas las personas se ponen alegres, podemos disfrutar de las distintas canciones que interpreta Jorge Velosa y una de mis favoritas es la de Flor de papel porque esa canción se la escribió Jorge a su madre Emma Velosa”.

   “Creemos que se volverá una industria musical incluso como el vallenato o más grande que él, hoy en día los medios de comunicación la han hecho más visible, hay niños que desde muy pequeños la interpretan, lo cual podemos pensar que tendremos carranga por lo menos para dentro de 50 años más, incluso sin Velosa o sin San Miguelito” dice Edwin.